miércoles, 29 de junio de 2016

LA NOCHE DEL RAMIRO

...por Cristina Cañedo-Argüelles
  
La catedrática de Geografía e Historia del Instituto Ramiro de Maeztu entre los años 1.987 y 2.011, doña Cristina Cañedo-Argüelles nos ha permitido hacer uso de unas preciosas fotografías que publicó en Facebook en el siguiente enlace
y que tituló "LA NOCHE DEL RAMIRO".


































Con motivo de la gran cantidad de comentarios recibidos (que os recomiendo vivamente leáis en el enlace anterior) tanto por parte de sus alumnos como de otros que no lo fueron se decidió a escribir lo siguiente:


Hola a todos. No pensaba dejar ningún comentario. Solo las imágenes, pero la reacción inesperada creo que merece una respuesta. Las fotos son rápidas e improvisadas con el móvil, sin manipulación alguna. Sólo pretendían registrar para mi recuerdo un momento y un "sentimiento" en un paseo (de noche de San Juan, por cierto) por el Ramiro que abandoné hace unos años. Ese espacio, siempre tan lleno de presencias, de noche y solitario cobró de repente otra dimensión, de sueño nostálgico. Al verlas juntas pensé que las fotos podían transmitir cosas a otros que estuvieron allí y las subí. Alguien ha hecho notar las sombrillas entre rejas. Rejas hay por todas partes. Y abandono. Eso es lo que diferencia al Ramiro en el que entré de aquel del que salí. Se fué enrejando (en varios sentidos). Es triste ver dejado de esta manera un espacio históricamente emblemático, precioso, sugerente y querido para tanta gente. La dependencia de tres administraciones distintas: Ministerio de Educación (internado), Comunidad de Madrid (instituto) y Ayuntamiento (colegio y calles de acceso) hace que cada una tire para su lado y enreje sus espacios. Difícil un acuerdo para una rehabilitación integral. El "buque insignia" histórico de la enseñanza pública (así lo llamaban en Vitrubio los visitantes de la administración) hace aguas. Se parece al hidalgo del Lazarillo.
No esperaba esta reacción multitudinaria. Eso quiere decir que quizá acerté a comunicar con esas fotos algo de lo que sentí anoche y me alegro mucho.
Tampoco esperaba los preciosos comentarios que me habeis dedicado. Me alegro un montón de haberos enseñado algo. Nunca tanto como lo que vosotros me enseñásteis a mi. Mil gracias a todos por haber estado conmigo entonces y por el recuerdo ahora. En el fondo las fotos dicen mucho de lo que el Ramiro es para mi sin vosotros: un hermoso, aunque decadente, cascarón vacío. Gracias otra vez.


Lo cierto es que su ojo de Licenciada, y profesora asi mismo, de Historia del Arte le ha permitido captar las fotos con una gran sensibilidad y una herramienta sencilla, un simple móvil. Para que veais su capacidad artística como fotógrafa, ya ha expuesto en varias ocasiones, os invito a visitar su Galería en Flickr:





viernes, 17 de junio de 2016

TODOS SOMOS ESTUDIANTES II

… por Vicente Ramos


Ayer se celebró el 2º homenaje a la cantera de Estudiantes bajo la presidencia de la SAR la Infanta Elena y el patrocinio de Movistar en el Auditorio Telefónica.
Se entregaron diversos premios entre los que destaca la Insignia de Oro y Brillantes a César Alierta, actual presidente de la Fundación Telefónica. En su parlamento se refirió a nuestro compañero de la promoción 65, Rafael Ibáñez, quien era amigo suyo y que falleció en Argentina a causa de un cáncer de garganta. En sus últimos momentos Rafael le encomendó a Alierta que cuidara del Estudiantes (sic), lo que se ha llevado a cabo el pasado año con la sponsorización del equipo ACB.





Otros homenajeados fueron Martín Fiz (atleta), José Javier Hombrados (balonmano), 



Marta Arce (paralímpica en Judo) 



y Club Juventud de Badalona (recogió su presidente Jordi Villacampa y le fué entregado el premio por Aito y Gonzalo Sagi Vela), entre otros galardonados.



Muy importantes y sentidas fueron las palabras de nuestro compañero de promoción y presidente de Club Estudiantes, Miguel Angel Bufalá, asi como las del presidente de la SAD y la Fundación, Fernando Galindo.




Alli nos reunimos un nutrido grupo de ex jugadores, como Pablo Bergia, Javier Molina, Aito, Gonzalo Sagi Vela, Nacho Azofra, César Arranz, etc, y fue una gran ocasión para compartir charlas y anécdotas con jugadores de todos los tiempos, asi como con muchos ex alumnos del Ramiro.

Para una mayor información os remitimos a la web del Estu, http://www.clubestudiantes.com/frontend/clubestudiantes/noticia.php?id_noticia=13509&id_seccion=6

En otro orden de cosas, lamento informaros que quien fuera magnífico jugador del Estu en los años cincuenta y principios de los sesenta, Emilio Laguna, y de quien no sabíamos nada últimamente, nos confirmó ayer Eduardo Bermúdez que había fallecido hace dos años. Quienes conozcáis la historia del Estu le recordareis, pero os remito a su Galería, pues fué un magnífico pintor y dibujante http://juanaprida.blogspot.com.es/p/galeria-de-emilio-laguna-aquellos-que.html




Descanse en paz nuestro querido Emilio, maestro de algunos de nosotros, particularmente de José Ramón Ramos, a quien, me consta, le enseñó mucho baloncesto. 

lunes, 6 de junio de 2016

EL H DE P SENTIMENTAL

Nuestro compañero Ildefonso Arenas, Alfonso para los del A, acaba de sacar una novedad editorial, cuyo entramado nos explica él mismo más abajo. Es un giro importante respecto a sus anteriores novelas históricas.

...por Ildefonso Arenas







El libro es, fundamentalmente, una historia de rebeldía llevada hasta las últimas consecuencias. El personaje central, que como nosotros es un antiguo alumno del Ramiro, en un momento de su vida se ve atrapado en una de esas situaciones que los ajedrecistas llaman zugzwang; dicho de otro modo, que muevas lo que muevas, pierdes. Él, que ha vivido su vida bajo el estigma secreto de ser el hijo de una prostituta, al verse en la tal situación no tiene más opción que comportarse como lo que es: un completo y perfecto hijo de puta. Es, desde luego, una historia nada convencional...


viernes, 3 de junio de 2016

“LA ARQUITECTURA DE LA FORMA COMPACTA”

Nos complace informaros del nuevo libro de nuestro compañero de promoción Antón Capitel

... por Antón Capitel




3ª parte de la trilogía de
“La arquitectura del patio”  y
“La arquitectura compuesta por partes”

Abada Editores, Madrid, 1916

ISBN:  9 788416 160563


Este libro forma, con “La arquitectura del patio”  (Gustavo Gilí, 2005) y “La arquitectura compuesta por partes (Gustavo Gilí, 2009) una trilogía en la que se analizan estos tres grandes sistemas de hacer arquitectura, vigentes durante muchos siglos, incluido el XX, y que cobijaron distintos modos de entender la arquitectura, aunque fieles siempre a determinados principios. Son estos principios los que nos permiten comprender estos sistemas como tales, haciéndonos ver que la disciplina arquitectónica, aunque no cuenta con métodos completamente exactos y precisos, y que estos cambian con el tiempo, no ha de verse como una disciplina azarosa, sino presidida por la razón, el buen sentido y una notable continuidad.

La Forma compacta” es de los tres el sistema más moderno, aunque se desarrolló, al menos, desde Palladio y ha llegado hasta nuestros días. Está presidido por la condición unitaria de la forma arquitectónica, muy a menudo por la forma pura y simple, casi siempre de condición exenta y de aspecto fuertemente compositivo, siendo muy abierta hacia el exterior, pero caracterizada también, muy frecuentemente, por el valor dado a su espacio interno. El libro realiza un recorrido histórico de este sistema, pero no aspira tanto a relatar la historia del mismo cuanto a revelar los principales métodos y principios de proyecto que han animado a una colección de ejemplos considerados como especialmente significativos.

ÍNDICE DEL LIBRO

Introducción

1.     Santa María del Naranco, un misterioso antecedente
2.     Las formas compactas domésticas en Palladio
3.     Palacios de Génova y de Venecia
4.     Las formas compactas domésticas en Inglaterra
5.     Las formas compactas experimentales en la obra de Ledoux
6.     Tres obras académicas
7.     Tradicionalistas y premodernos
8.     Casas de Adolf Loos
9.     Le Corbusier
10. Louis I. Kahn
11. Robert Venturi
12. Arquitectura española contemporánea
13. La arquitectura de la forma compacta en la obra de Rafael Moneo
14. La forma compacta en la arquitectura europea contemporánea

15. La forma compacta en la arquitectura japonesa contemporánea


martes, 31 de mayo de 2016

D.ANTONIO MAGARIÑOS: NO EXISTE EL ESFUERZO INUTIL

 ... por Luis María Muñoz-Cobos (promoción de 1.960)               
        
Catedrático de Latín, Jefe de Estudios del I.N.E. Media Ramiro de Maeztu y ...

 Hace cien años del nacimiento de D. Antonio Magariños. Es enero de 2009 y estamos en el zaguán del Instituto Ramiro de Maeztu, que está lleno de personas; sobre todo antiguos alumnos y profesores actuales del Ramiro. La conmemoración es solemne pero sencilla, como D. Antonio. Inauguramos un busto de bronce que quedará , ya para siempre, sobre una columna no muy alta: como D. Antonio hubiera querido. De mi promoción, algunos compañeros, entre ellos Milé, el único hijo de D. Antonio presente. Mientras se suceden los discursos y se descubre el busto, yo rememoro...
   Recuerdo a una de las personas que mas han influido en mi vida y, desde luego, al profesor mas importante y querido que he tenido. La persona por la que me vino la idea de escribir este libro, mi libro..
    Recuerdo su sencillez, su ejemplo, su entrega hasta el final a una causa: la de sus alumnos; recuerdo su ironía algo triste...su inseparable gabardinilla verde, hasta las rodillas; recuerdo cuando iba a comulgar en el Espíritu Santo, siempre después de sus alumnos y se arrodillaba en el suelo, en un pasillo, lejos de los prebostes del Instituto que se sentaban en los primeros bancos de aquel lujoso templo. ¡Un cristiano de verdad!. Yo , ahora, al leer los Evangelios que entonces desconocía, lo voy descubriendo en distintos personajes...
   Recuerdo su bocina y su silbato para llamar a sus alumnos; recuerdo cuando se agachaba a recoger un papel del suelo y ponerlo en la papelera...¡Que ejemplo!.¡Que sonrojo y que lección para todos!.¡Así estaba el Ramiro de limpio!. Mis recuerdos de un profesor grande: de un maestro.
  Mientras se descubre el busto recuerdo sus clases de Latín. Sus explicaciones intuitivas de las que aun conservo retazos. Yo no he seguido la rama de Letras, pero aprendí latín como algo básico en mi vida; una lengua lógica y , gracias a el, fácil. Un compañero de clase presente en el acto, Juan Manuel Guzmán Hermida, nos cuenta que hizo lenguas clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Complutense; y como vio que el nivel de Latín era inferior al que D. Antonio explicaba en preuniversitario, volvió al Ramiro para atender a sus clases (!).Sólo esto bastaría para calificarle como profesor.
   Recuerdo su "plan checa", que establecía cuando el nivel de la clase bajaba o algunos alumnos flojeaban. Un plan de trabajo intensivo que , después del esfuerzo, agradecíamos. Recuerdo sus "castigos  graduales": sin cine, de seis a nueve y... "por sobre y carta"; ( escribir una carta a los padres). Todo para inculcarnos una disciplina ( que viene del Latín discipulina) que nos diera sentido de responsabilidad.
   Un día, en una clase de Latín de tercer curso( doce años) Don Antonio nos dio una gran lección para la vida: la lección de su vida. Habíamos ido de excursión a San  Lorenzo del Escorial (aquellas memorables excursiones del Ramiro) y nos preguntó cómo lo habíamos pasado y que habíamos visto. Después de nuestras intervenciones se pone de pies y dice con énfasis:
   "-Quizás alguien os haya comentado que el monasterio del Escorial es un esfuerzo inútil; que es demasiado grande, demasiado adusto; y que ¿para qué sirvió tanto trabajo, tanto gasto y tantos desvelos de Felipe II?. Pero ahora yo os digo que no fue un esfuerzo inútil; QUE NO HAY ESFUERZO INÚTIL MAS QUE AQUEL QUE NO SE HACE...que no hay ilusión perdida mas que aquella que nunca se tuvo...que no hay amor sin sentido mas que aquel que no tiene sitio en el corazón."
    (la transcripción no es exacta, naturalmente)
   Yo no comprendí entonces, con doce años, todo el sentido de aquellas palabras, pero mi corazón empezó a abrasarse en mi pecho y sentí que mis mejillas enrojecían .¡Aquello era algo gordo!.Don Antonio quiso darle todo el énfasis que unos chavales podíamos apreciar; nos quiso transmitir algo importante en nuestra formación; nos quiso desvelar algo de su vida. ¡Esto sólo, bastaría para calificarle como persona!.
   Ese día comprendí que Don Antonio era  un profesor muy especial, un alma grande en un cuerpo menudo...
   Mucho después he ido comprendiendo que su vida ha sido así. El continuo esfuerzo, la continua entrega. He comprendido que aquellas palabras eran su modo de ser y de actuar; he comprendido el impulso que dio al baloncesto frente al omnipresente fútbol; he comprendido el esfuerzo de fundar el Estudiantes..el esfuerzo de levantar el instituto nocturno, para que estudiasen trabajadores que no pudieron hacer el bachillerato a su edad...el esfuerzo de mantener limpio el Instituto  de toda suciedad y porquería...EL ESFUERZO...todos los esfuerzos e ilusiones que llevaron al Ramiro a ser el centro de referencia de la enseñanza media en España.
   Y cuando, agotado, murió Don Antonio unos pocos años mas tarde, no tuvo una celebración acorde con su categoría, ni creo que condecoraciones. ¡Para honores y agasajos no hizo Don Antonio ningún esfuerzo! Algunos compañeros me comentaron, años mas tarde que el único esfuerzo que no hizo fue el de enfrentarse a una dirección del Centro que no parecía tener como objetivo principal la vida y formación de sus alumnos. Yo no lo se , no estoy informado; pero si se que tuvo discusiones con algunos jerifaltes y que apoyó contracorriente a "colegas " como el Padre Granda...¡Por algo no lo quisieron hacer director del Instituto!
    Con aquella lección nos mostró Don Antonio un rasgo importante de su vida: su vida fue así. Yo creo que he aprendido aquella lección; ese no regatear esfuerzos- aunque algunos parezcan inútiles- ha sido uno de los motores de mi vida; gracias a el.
    Y gracias también a tantos y tantos profesores del Ramiro que se dejaron la vida en la educación de sus alumnos. Algunos de esos profesores aparecerán en este libro con su propio nombre; otros no. Pero quiero agradecer en esta página dedicada a Don Antonio a todos ellos; dar gracias por todos. Esos profesores( también profesoras, claro) que , en unas circunstancias muy difíciles hicieron de la formación de hombres, del Ramiro, el lema y la pasión de sus vidas. Unos profesores cuyas vidas había destrozado una guerra cruel e injusta; vidas que volvieron a encontrar en el servicio, dejando todo por la enseñanza de sus alumnos, de mi.
   ¡Y aquí estoy! ¡Gracias Don Antonio!
  "Don Antonio, maestro amado: Por vos mi lucha es mi lucha; por vos mi canto es mi canto  " (Adaptación del poema Martín Fierro)
                                                                                                                                          

   P.S. Retomo este papel con motivo de los 50 años de la muerte de D. Antonio. Me sumo al homenaje que le hemos dado el 18 de Mayo de 2016 en el Ramiro. Me sumo a lo que se dijo en el salón de actos, con mayor admiración y gratitud , si cabe.

  

lunes, 30 de mayo de 2016

INVESTIGACIÓN SOBRE LOS APARATOS DE PROYECCIÓN DEL TEATRO DEL RAMIRO

... Por Manolo Rincón.

El Teatro del Instituto es una maravilla. Pensado de manera profesional cuenta con espacios para decorados, poleas de tramoyistas y una serie de complementos impensables en 1.940 en muchos teatros profesionales.
Pero hoy os quiero contar una investigación que he realizado sobre la cabina de proyección, situada en el entresuelo, desde donde se visionaban en la pantalla tantas películas que nos amenizaron en los años en que estuvimos en el Centro.
Actualmente la parte superior del teatro sufre un abandono, solo explicable por la falta de medios para poder rehabilitar ese espacio. Allí se encuentra la cabina de proyección, inaccesible por la puerta de entrada que no se puede abrir.
En la entrada al vestíbulo del teatro hay dos proyectores grandes Philips con aspecto de no haber sido usados nunca, aunque han sido despojados de lentes y poleas.
Me propuse investigar el por qué están allí, algo que nadie actualmente sabe en el Instituto. Únicamente Rosa María cree que se colocaron en los años 80 en ese emplazamiento.
Primero decidí saber cómo estaba actualmente la cabina de proyección. Con permiso de la Dirección y con una linterna, subí poniendo una mesa y una silla a un hueco que me permitió acceder al interior de la cabina.
Me encontré con dos aparatos montados para proyectar películas sin interrupción sobre la pantalla. Examinándolos con detalle vi que eran de 35 mm., que en su día tuvieron ópticas Zeiss, hoy desaparecidas y que estaban todos los elementos necesarios para que funcionasen, pero ya muy deteriorados por el paso del tiempo.
Los aparatos son de la marca SUPERSOND, modelo ERNON IV de los que luego hablaré. Tomé fotos y salí de la cabina, dispuesto a recabar más información.
Primero pude descubrir que SUPERSOND era una empresa que comenzó a producir aparatos de proyección sonoros antes de la Guerra Civil, en Barcelona. Su fábrica estaba en Aribau 21 y sus oficinas en Balmes 111. Vi que finalizada la contienda y al ser productor nacional, prácticamente era el único suministrador de equipos de proyección para salas comerciales de toda España. Un gran negocio en aquella época. Como el Teatro debió de quedar terminado hacia 1.945, es casi seguro que se le equipó con la mejor tecnología y se compraron los dos proyectores hacia esta fecha y fueron instalados de tal forma que ahora sería muy difícil sacarlos de su ubicación. Leyendo las Actas Económicas del Instituto de aquellos años no he podido encontrar nada referente a la compra, por lo que esta debió de hacerla el Ministerio directamente, dada la cuantía que debió importar. Si he encontrado sin embargo pagos a SUPERSOND por reparaciones realizadas en los años posteriores.
Estos proyectores son autenticas piezas de museo y me gustaría poder restaurar la cabina con fines pedagógicos, pero esto parece muy difícil de momento.
SUPERSOND ya ha desaparecido, tragada por el cambio a tecnología digital,  pero sus aparatos eran magníficos para aquellos años.





Os ofrezco alguna documentación de la época que prueba que los equipos SUPERSOND eran de lo más avanzado, técnicamente hablando entonces. Fueron presentados en la Exposición Internacional de Berlín de los años 30, ya que trabajaban con tecnología Zeiss.





El equipo nuestro tenía una lámpara de arco eléctrico como sistema de proyección y se encontraba debidamente refrigerado por un complicado sistema de ventilación.
El modelo se ve en la placa que sigue en el proyector:




Por último se puede ver en la foto como están instalados para poder proyectar hacia el patio de butacas.




La cabina se completa con rectificadores, carretes de rebobinado, ventiladores, etc., lo que es visible en parte en la fotografía.
Me intrigaba ahora el saber de donde procedían los dos proyectores Philips de la entrada. Había oído a D. Pedro Dellmans, que se encargó del cine del Instituto, que habían concedido, por parte del Ministerio el Cinemascope al Centro. Esto era en el año 64. Por tanto deduje que esos dos aparatos, capaces de proyectar en ese sistema fueron los que se enviaron para sustituir a los antiguos.
En la foto se puede ver uno de los proyectores Philips de 35 mm y con capacidad para lentes de Cinemascope (desaparecidas).
Son mucho más modernos que los SUPERSOND y se ve al examinarlos que no se han usado nunca, aun cuando les falten elementos.





Sin embargo dado su gran tamaño, debieron de aparecer problemas técnicos para instalarlos en la cabina y no se pudo hacer el cambio.
Rosa María me informó que hubo otra sala de proyección, con cabina en el Aula Cero, por lo que llegué a la conclusión de que al no poder instalar los proyectores en el sitio originalmente pensado, se hizo una sala de proyección con ellos en el Aula Cero. Esto debió suceder a finales de los años 60 y la sala existió hasta los 80, cuando se convirtió el espacio en aulas, desapareciendo la sala de proyección y quedando como recuerdo los proyectores donde se encuentran actualmente.
Hay esta vez una referencia en las actas económicas del coste de estos equipos, que se elevan a unas 400 mil pesetas en el año 1.966 y que se pagaron por el Instituto en varios plazos, solicitando un crédito al Ministerio para afrontar los pagos.
La sala de proyección paralela debió de construirse en el año 67 y funcionó hasta el 87 aproximadamente.
Por tanto queda todo explicado y documentado.
Sería bonito poder restaurar la cabina original y tener los proyectores Philips en un sitio más resguardado, pero como dio no es de momento posible contemplar tales hipótesis. Los equipos yo pienso que continuarán aún mucho tiempo en sus emplazamientos actuales.
Para detalles complementarios, si os interesan, tenéis más información en nuestro libro “Tecnología rescatada en el IES Ramiro de Maeztu”.





domingo, 29 de mayo de 2016

VIDEO DEL ACTO DE DON ANTONIO

...por Vicente Ramos

Si deseas verlo ampliado pulsa en el recuadro de abajo a la derecha y se visiona a pantalla completa.

video