26 de noviembre de 2020

HUERTOS DE LA ESPERANZA

 ...POR TINÍN ITURRALDE

Soy Vicente Ramos. Os escribo esta entrada en nombre de Tinín Iturralde, quien como sabéis es el alma mater de este proyecto en Basori, Gambia, denominado Huertos de la Esperanza. Es momento de rendiros cuentas acerca de donde han ido los fondos que habeis donado y para ello os remitimos a visitar los siguientes enlaces.

En diversas ocasiones hemos solicitado vuestra ayuda para apoyar las acciones de Tinín en esa población (como fué la construcción de pozos artesianos para regadío) y cuyo agradecimiento va recogido en el siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=TSEYrMTSFFM&list=PL_tCFtijyL_bOUCJfuvbALmlJ4kEN5igB&index=5

También ayudamos en la construcción de una escuela y veréis escenas de la misma en https://www.youtube.com/watch?v=YDiN_5OnIcc&list=PL_tCFtijyL_bOUCJfuvbALmlJ4kEN5igB&index=2



En una tercera ocasión se solicitaron aportaciones para material escolar, una vez puesta en marcha la escuela, y aqui vereis lo que se consiguió con aquellos fondos. https://www.youtube.com/watch?v=LfP0E9Oi_0I&list=PL_tCFtijyL_bOUCJfuvbALmlJ4kEN5igB&index=4

Durante estos últimos tiempos de limitaciones Tinín no ha podido regresar a África, pero está deseando hacerlo y de primera mano organizar más proyectos de ayuda para sus/nuestros "nietos" de aquella tierra.

En su nombre, y en el mío como voz petitoria frente a vosotros, el mayor agradecimiento por toda vuestra ayuda. Un fuerte abrazo de los dos.


    

5 de noviembre de 2020

MI ABUELO

 

...por Manolo Rincón.

 

Para todo aquel que le gusten los cuentos de corte científico dejo este enlace que va a mi blog, donde podéis leerlo. Espero que todos estéis bien de salud. Un abrazo:

 

Manolo Rincón.

 

https://manuelciudadano.blogspot.com/p/cientifico-apto-para-todo-el-mundo.html

1 de noviembre de 2020

SUEÑOS HISTÓRICOS


                         ...por Kurt Schleicher

 

    Javier se despertó con un estremecimiento y bañado en sudor. “No me puedo creer que estos sueños se repitan de esta manera…” se dijo a sí mismo enjugándose la frente y frotándose la cara con agua.

      Hacía mucho tiempo que le pasaba lo mismo y había ido a más según iba creciendo. Ya había cumplido diecisiete años, acababa de empezar sus estudios de ingeniería electrónica e informática y por pura afición se había matriculado en Físicas. Le hubiera gustado hacerlo también en Medicina, pero eso ya le pareció un bocado demasiado grande y le faltaba vocación para hacerlo. Le atraía todo lo que tuviera que ver con el cerebro humano y su funcionamiento, pero, claro, no existía una disciplina limitada al campo que le interesaba. “Al fin y al cabo, el cerebro funciona como un ordenador y con mis dos disciplinas y además la física teórica ya me apañaré”, pensaba para sus adentros. En la Universidad también había dado comienzo a investigaciones sobre genética aplicada al cerebro humano, igualmente por pura afición o quién sabe si por algún impulso que le motivaba.

    Javier era alto y bien parecido, ojos agrisado-azules que denotaban una despierta inteligencia, tez un poco pálida y cabello que ya había empezado a huir de la parte frontal, lo que tampoco le inquietaba lo más mínimo. “Así la corteza prefrontal estará más ventilada”, decía cuando le sugerían que hiciera algo para remediarlo.

   Desde muy pequeño sufría de sueños y pesadillas, por lo que no le resultaba nada novedoso y ya estaba acostumbrado. Había hablado con su padre en muchas ocasiones, pero siempre obtuvo la misma respuesta, quitando importancia al hecho. Que si él era perfectamente normal, que eso desaparecería con el tiempo y que, si no lo hacía, siempre habría ocasión de hablar con un médico o un psicólogo en el futuro; su madre estaba más preocupada, pero tampoco podía aportar nada nuevo.

   De hecho, lo que le sorprendía era la repetitividad de aquellos sueños y su realismo; ¡era capaz hasta de recordar las caras que se le aparecían! Sin embargo, eso no era lo más sorprendente, sino la ambientación de aquellos sueños, su entorno: no pertenecían a la época actual, sino al pasado, a juzgar por las vestimentas. Javier no era experto en historia, pero las personas que veía en sueños eran de dos clases bien diferenciadas: unas parecían sacadas de la época de los conquistadores, con sus arcabuces, cotas de malla, cascos y demás aditamentos y otras, las menos, se fundían con rostros pertenecientes a todas luces a nativos de Sudamérica, con sus rasgos inconfundibles de indígenas y parcialmente desnudos. Que ambas imágenes coincidieran tenía su lógica, pero, ¿por qué siempre lo mismo? ¿Qué fijación se le había formado en un ambiente que parecía sacado del siglo XV o XVI? Sonrió para sí; en una ocasión había soñado con lo que parecían ser los Reyes Católicos. Le impresionó la reina Isabel, menos guapa que en las películas o en las series, pero con un rostro que emanaba determinación, dominando claramente a su consorte Fernando, más preocupado por asuntos terrenales que ella.

   Nadie supo nunca darle una explicación racional a aquellos sueños “medievales”; se suponía que eran figuraciones suyas, nadie les daba la tampoco mayor importancia y así fueron pasando los años. Lo molesto era cuando se le mezclaban dos tipos de sueños diferentes, unos más difusos y los ancestrales más definidos; el resultado era que se despertaba mareado y confundido. Al menos, aquella extraña “disfunción” no le había impedido ser un estudiante brillante. Cierto es que su afición al conocimiento del cerebro debía venir de encontrar una explicación racional para él mismo y sus extraños sueños; si no había quien fuera capaz de ayudarle, no tendría más remedio que ocuparse él mismo.

   Javier estaba al día, o incluso por delante, de los más recientes avances en física e informática relacionados con el cerebro; la Inteligencia Artificial (IA) le había fascinado y su Leitmotiv era precisamente conjugar ambos.

El cerebro “apartaba” las vivencias y los recuerdos que consideraba poco útiles; ¿Cómo? Pues registrándolos primero en el hipocampo, donde estarían controlados, y después, así como un 70 u 80%. pasaban a la corteza prefrontal, en la que quedaban archivados y, en la práctica, no disponibles. Eso evitaba que nos volviésemos locos si se nos inundaba el hipocampo de acumulación masiva de datos “big data” y por eso era tan importante encontrar una conexión a una IA que pudiese absorber esos datos perdidos y manejarlos sin sobrecargar la consciencia humana. La imagen que se le venía a la mente era estar sentado confortablemente en un sillón conectado a un ordenador, archivando tranquilamente lo “sobrante” para poder disponer de ello si fuese necesario. ¡Tenía que lograr que funcionase! Aun así, el margen de maniobra seguía siendo grande: nuestro cerebro tiene cerca de 100.000 millones de neuronas (la media está en torno a los 80.000 a 90.000), pero eso no es todo; cada una de ellas es capaz de establecer al menos un millar de conexiones con otras células, con lo que la capacidad global del cerebro se sitúa en torno a los 2,5 petabytes (1 Pb = 10 elevado a 15 b). No resulta extraño, pues,  que al cerebro no le apetezca mantener esas cantidades “a la vista”; disponiendo de un generoso ordenador al lado se le podría descargar al cerebro de un esfuerzo indeseado. De momento sólo podría contar con implantes de chips de memoria, pero Javier estaba convencido que mediante estimulación electrónica con electrodos conectados al ordenador sería mucho más sencillo, evitando farragosos implantes cerebrales. Hasta ese momento, la memoria global y los conocimientos adquiridos – y los olvidados, por supuesto  se pierden en gran medida; siempre ha sido una meta su potencial recuperación.

    Sus sueños, dado su realismo, más parecían recuerdos que ensoñaciones. Más de una vez se había preguntado influido por novelas de ciencia-ficción si no estaba sufriendo una regresión temporal a aquella época tan repetida en su mente, pero tuvo que reconocer la fantasía que aquello suponía. Sin embargo, ¿Qué explicación podía haber para tener unos sueños más similares a recuerdos que a algo onírico? Aquello no tenía ninguna lógica.

   Javier tenía un buen compañero y amigo en Santiago, con el que había compartido sus problemas y afanes de resolución. Cuando los sueños eran más intensos, como aquél mismo día, siempre surgía entre ambos una conversación constructiva, pues también le fascinaba el cerebro y compartían las investigaciones en el laboratorio junto con un pequeño equipo de estudiantes y becarios.

 Me gustaría entender, Santi, de qué forma decide el hipocampo con qué se queda y qué manda al gran archivo de memoria en la corteza prefrontal, almacenando recuerdos “sin control” y que en teoría ya no nos sirven…

Santiago sonrió.

 Pues depende del interés que pongas, Javi; no siempre recordaremos todo lo que queremos, pero si instintivamente nos fijamos más en ciertos aspectos, el hipocampo lo retendrá, no te quepa duda.

 Pero, ¿Cuánto tiempo se pueden mantener incólumes los recuerdos en ese gran archivo? ¿Y si mis sueños tuvieran que ver con un defecto de archivo, confundiendo sueños y recuerdos?

Santiago se encogió de hombros.

 No es descartable, pero es que tu caso es rarísimo. Que sólo sueñes con conquistadores o indígenas tiene más pinta de ser una fijación psicológica que otra cosa y que no deja de martillearte. Voy a tener que estar de acuerdo con tu padre y restarle importancia; lo que fastidia es no hallar una explicación factual…

Javier no quería dar su brazo a torcer y decidió rebuscar en su pasado y en lo guardado en su casa por él mismo o sus padres. ¡Algún evento podría haber sucedido en su infancia y que él ya hubiese olvidado! Todavía tenía llave de la casa de sus padres y entró sin dificultad, pues no estaban en aquél momento.

En el cajón donde se guardaban los documentos de familia y de nacimiento encontró algo inesperado, algunos papeles de tipo médico. Con la respiración contenida, se puso a revisar con cuidado todos aquellos documentos, aprovechando que su padre no estaba en casa; ya le había dicho muchas veces desde niño que no tocase aquél cajón, pero al cabo de tantos años era algo ridículo. ¡Eran documentos que le atañían a él!

No pudo evitar estremecerse cuando se evidenció por aquellos papeles que él no había surgido de una unión conyugal entre sus padres biológicos, sino que su padre había estado relacionado con una empresa  BIOGEN  con la que había permitido que se le aplicase un tratamiento genético especial y que su origen era por inseminación artificial al útero de su madre. ¡Qué sorpresa! Tenía que hablar con su padre de todo ello: ¿por qué se lo habría ocultado? Eso significaba que su padre biológico no lo era en realidad, o al menos que su ADN no era el mismo, sino de procedencia desconocida.

Al cabo de no mucho tiempo sus padres entraban en casa; venían del médico, pues su madre no se encontraba muy bien.

 ¡Qué sorpresa!  exclamó su progenitor con énfasis  con tanta informática y electrónica ya no te dejas caer por aquí…

Javier le miró con gesto de guardarse intenciones malévolas, poniéndole con afecto la mano es un hombro.

 Tenemos que hablar, papá. ¿Nos vamos a tu despacho?

Su padre se dejó hacer, aunque rebulló algo inquieto.

Ya sentados, Javier le alargó el documento.

El padre palideció, pero no fue capaz de enfadarse a esas alturas y decidió confesar.

 Es cierto, Javi, pero debes comprender que la compensación de Biogen fue entonces muy generosa y nos permitió salir de un bache económico muy serio; sin ella, no te habría podido dar los estudios que bien has aprovechado y de los que ahora disfrutas. De una forma u otra siempre he sido tu padre, y eso no cambia el pasado.

Javier asintió, con cierta desgana.

─ No acabo de entender qué gana Biogen con eso de la inseminación… ─ replicó Javier, algo mosqueado. Su padre le miró con tristeza.

─ Es largo de contar, hijo; debo pedirte perdón, primero por haberte ocultado todo esto y segundo… que creo saber de qué vienen tus extraños sueños. Ten un poco de paciencia; no quiero ir en desorden.

Javier no pudo evitar el respingo; ¡su padre sabía mucho más de lo que pensaba!

─ Por lo del interés de Biogen, debes saber que están asociados con una entidad llamada E.N.M.H. (Empresa Nacional de Memoria Histórica), pues existe un compromiso de Biogen con ellos para aclarar aspectos históricos y probarlo. Puedes imaginarte el dinero que hay detrás de aclarar hechos históricos olvidados y que esta empresa podría sacar a la luz… ¡Nada menos que la verdad de la historia! No olvides que Biogen se ha especializado en los aspectos de conservación y archivado de la memoria…

Javier se sintió desconcertado. ¡Era también un aspecto de su propia especialización! ¡Y Biogen sabía mucho más de lo que había supuesto!

─ No veo cómo pueden hacer eso. ¿Qué tienen que ver la memoria de la historia con lo que se archive en el cerebro? ¿De quién van a sacar eso? No me digas ahora que eso tiene que ver con mis sueños…

Su padre volvió a mirarle a los ojos con profunda tristeza.

─ Aún tengo algo más por lo que pedirte perdón, hijo… Un equipo de Biogen te está vigilando y además, sin que tú hayas sido plenamente consciente de ello, han promovido tus investigaciones e incluso te están ayudando con gran discreción. Estoy seguro que habrás conocido a más de uno.

Javier empezaba a estar alucinado, atónito y, por qué no decirlo, enfadado. ¡Cómo se habían atrevido a hacer eso sin respetar su intimidad!

Su padre se dio cuenta del potencial enfado y decidió adelantarse.

─ He podido hacerme con gran parte de los documentos de Biogen sin que lo supieran; así  estoy protegido en caso de que vinieran mal dadas. Te lo tengo que enseñar, pues es muy denso y se escapa de mis entendederas. Intuyo que tú ya estás en condiciones de digerir todo ese galimatías de ADN, ARN y además te puede servir para aclararte tú mismo o hasta descubrir algo nuevo.

Javier todavía se enfadó más.

─ ¡Papá! ¿Cómo es posible que me hayas ocultado esos papeles en tu opinión tan reveladores? ¿No te das cuenta que a lo mejor he estado trabajando en lo mismo sin saber que alguien se había ocupado antes y evitar así que trabajase en balde? Más aún: si me vigilan, ¡quizás hasta lo hayan impedido!

─ Lo siento, hijo, pero si te los hubiera dado lo más fácil es que los de Biogen, que no sé ni quiénes son, lo hubieran descubierto y eso no podía permitirlo. Tampoco sabía que estarías investigando en lo mismo ─ suspiró avergonzado.

Javier se fue calmando; tampoco tenía caso que se enfadase más con su padre, al que veía ya bastante cariacontecido.

─ Déjame ver toda esa documentación, papá; si es realmente útil y responde a criterios científicos, se me pasará el cabreo, no te preocupes…

El padre tuvo que abrir un hueco en un falso tabique del que Javier desconocía su existencia y de allí sacó una urna de metal para que los papeles se mantuviesen a salvo.

Javier se enfrascó en los documentos; parecían prometedores.

El primero trataba de cómo evitar la degradación del ADN y almacenar información de manera mucho más eficiente con un nuevo tipo de computación. Parecía interesante.

El segundo versaba sobre el ácido ribonucleico ARN y de cómo lograr que fuese capaz de evolucionar. Javier se sorprendió; que él supiese, aún no se había logrado que el ARN se replicase por sí mismo, de forma automática, sin intervenir en el proceso. Si lo habían logrado, ¡podrían hasta crear vida! No sólo eso, sino que el ADN evolucionase y fabricase en un ser en formación unas experiencias totalmente nuevas. Increíble si fuese cierto.

Y la guinda del pastel: el ácido xenonucleico artificial AXN. Javier ya sabía algo de él, no era nada nuevo, pero nunca antes se había sabido aprovechar todas sus posibilidades. El AXN es un polímero sintético creado artificialmente con las cuatro letras o bases genéticas del código genético humano (timina T, adenina A, guanina G y citosina C), aparte de otras bases suplementarias (y las dos letras o bases X e Y, totalizando así seis) que intuía eran capaces de facilitar la evolución que se pretendía, es decir, está preparado para introducir, replicar  y almacenar información genética. Allí podría estar el quid de la cuestión, pues hasta ese momento las hebras del ADN solo se podían replicar a partir de enzimas copiadoras.

                       


                                                         Acido xenonucleico o AXN


Javier estaba tan excitado que hasta sonrió a su padre.

─ Creo que esto es genial, papá; si es verdad, me servirá… y te perdono que hasta ahora me lo hayas ocultado. Más vale tarde que nunca…

Javier continuó leyendo.

Allí se detallaba cómo hacer una transcripción de las instrucciones guardadas en el ADN dentro del núcleo celular. El “artificial” AXN era capaz de transportar información genética; allí se explicaba cómo con pequeños trozos de AXN introducidos en genomas bacterianos, cuya lectura necesitaban los microbios involucrados en el proceso y así poder sobrevivir, ya sí que lo podrían hacer, es decir, ¡había garantía de que aquello funcionase!. Fantástico; a Javier le temblaban las manos.

Otro documento detallaba cómo se habían creado enzimas artificiales del nuevo AXN capaces de “leer” las hebras originales del ácido xenonucleico original… ¡y de generar copias de ADN que a su vez serían transcritas al AXN, o sea, a sus descendientes! ¡Ésa era la solución que buscaba! No estaba todavía claro que las xenoenzimas fueran realmente capaces de reproducirse, pero todo indicaba que sí; en cualquier caso, eso ya lo podría solucionar él mismo. Se sintió muy excitado; se pondría a ello de manera inmediata.

Javier se lo explicó a su padre, que había seguido su explicación con sonrisa despistada.

─ Mira, hijo, no me he enterado ni de la mitad de todo eso que me cuentas sobre esos papeles de Biogen, pero intuyo algo que puede tener que ver contigo.

Javier enarcó las cejas.

─ ¿Y eso?

─ No me ha dado tiempo a contarte que tú tienes a través mío un nuevo ADN que ha crecido en ti desde que eras un embrión, formando parte de ti y evolucionando contigo. Supongo que el tal AXN que has mencionado de los documentos ha tenido algo que ver en todo ello, pues tú eres el descendiente que se precisa para que el ADN haga su trabajo de evolución y se desarrolle en tí.

Javier ya no se sorprendió.

─ Supongo que me lo contarás ahora…

─ Por supuesto, pero permíteme de nuevo que vaya por orden y evitar así mezclar los hechos ─ replicó su padre en tono misterioso ─ dejaré para el final los detalles.

Javier accedió a regañadientes, pues ya estaba ansioso.

─ Te recuerdo, hijo, que el quid de la cuestión está en el acuerdo entre la E.N.M.H. y Biogen. Todo gira alrededor de la veracidad de hechos históricos, lo que esconde potenciales beneficios millonarios si tales hechos se pudieran probar con rigor científico. Biogen, con tu ayuda “involuntaria” gracias a los estudios de memoria - a memoria histórica me estoy refiriendo - siempre ha creído que lo podrá hacer y está cuidando de que así sea.

─ Se me escapa qué tiene que ver eso con tu ADN heredado por mí e incluso con mis sueños…

─ ¿Por qué crees que me lo han implantado a mí, sino que ha sido preciso que tú crecieras con él desde el mismo momento de tu concepción y todos, en especial Biogen, ha tenido la sacrosanta paciencia de esperar varios años? ¿Aún no has caído, hijo? Tú mismo acabas de ver cómo funciona el AXN, pues a su través el cerebro se va adaptando al evolucionar a medida que fueras creciendo y tú eres mi descendiente. Estoy hablando de tu propia memoria, ésa del hipocampo que acaba en la corteza prefrontal y que no somos capaces de controlar salvo que podamos transferirla a un medio informático, como ya sabes mucho mejor que yo. Eso es lo que quieren.

Javier ya iba entreviendo el encaje de todo aquél galimatías.

─ Entonces, ¿mis sueños no son tales sino que son realmente recuerdos de hechos reales? Ahora entiendo que sean tan repetitivos y detallados, siendo capaz hasta de recordar caras… ─  Javier sonrió para sí mismo por lo que se le acababa de ocurrir, terminando con una gran carcajada ─ ¡A lo mejor soy el único ser humano hoy en día que ha visto en persona a los Reyes Católicos y encima transferir sus efigies a una base de datos!

─ Sí, pero es mucho más que eso, ya que podrás contar la verdadera historia y en imágenes, lo cual significa para el beneficiario un auténtico pastón…

─ Déjame que adivine, papá. Gracias a la aportación del AXN y su capacidad de réplica y copia, el ADN misterioso que me has transferido ha logrado que revivan los recuerdos incrustados en el ADN de no sé quién del siglo XV o XVI a juzgar por las vestimentas, permitiendo resucitar sus verdaderos recuerdos… ¿De quién es finalmente ese ADN, papá?

El padre soltó una sonrisa conejil.

─ Por eso lo guardé hasta ahora; se trata de un personaje importante y polémico, en especial en estos días que se denuesta tanto a los conquistadores españoles y su verdadero papel en la historia, cada vez más controvertida al no haber defensa posible contra los infundios que se lanzan en Hispanoamérica e incluso en la propia España. A ver si lo adivinas: ¿a quién pertenecen unos restos humanos guardados en un catafalco de la Catedral de Sevilla, aparte de otros en Santo Domingo?

La historia no era el fuerte de Javier, pero ya iba intuyendo de quién se trataba.

 Sí, hijo mío, es quien estás pensando. Ahora mismo eres genéticamente nada menos que el gran almirante Cristóbal Colón, pues tu ADN ha evolucionado al implantarse y “resucitar” en tu hipocampo; además, ésos y más recuerdos de Colón a partir de su propio ADN deben estar archivados en tu corteza prefrontal. El ADN fue extraído ya hace tiempo, en 2003, cuando esos restos, los de Sevilla, fueron exhumados. Se ha comprobado que es ciertamente del almirante comparándolo con el de sus reconocidos descendientes. Los de la catedral de Santo Domingo están aún pendientes de estudio. Gracias a ti, es muy posible que la verdadera historia de Cristóbal Colón sea por fin conocida…

 Sí, y en 2003 nací yo... coincidiendo con la exhumación y extracción del ADN  respondió Javier pensativo.

Javier se sentía al mismo tiempo aliviado y atónito, pero todo encajaba. No era muy aficionado a la historia, pero asumiendo que todo aquello fuera verdad, le apetecía comparar la biografía del almirante nada menos que con sus propios recuerdos, es decir, su auténtica y única biografía. ¡Fascinante! Y eso no era todo, pues las posibilidades de todo aquél proceso de evolución del ADN eran enormes, aunque la ética de sacar a la luz las intimidades de cualquier persona era algo más que discutible. Si Biogen y la E.N.M.H se apropiaban del proceso, montarían un negocio muy lucrativo. Sí, la historia terminaría por no tener secretos, pero, ¿era eso mejor que la falta de ética al poder penetrar en los recuerdos más íntimos de cualquier persona elegida como “blanco”, fuera o no un personaje histórico? Si no se controlase esa actividad, se generaría un potencial problema social inaceptable.

Javier hizo un esfuerzo para alejar de su mente esa indeseada repercusión. ¡Él sólo quería aclarar la debatida biografía de Colón!

                                   

 

                         EPÍLOGO. Los recuerdos de Colón.

 

“Gestionar recuerdos es más difícil de lo que parece”, mascullaba Javier para sí al empezar con la labor de rascar lo que tuviera en su memoria que estuviera relacionado con Colón.

Aparte de otras muchas, las mayores dificultades eran localizar los recuerdos, ponerlos en orden o asociarles fechas; antes de los diez años eran muy difusos, como nos sucede a todos en mayor o menor medida. Esto dificultaba aclarar el tan debatido asunto de su nacimiento; la sorpresa se la llevó al no encontrar ninguna imagen de sus padres. ¿Por qué sería? Por fortuna, de aquella época de la infancia había algunas imágenes borrosas, pero se entremezclaban las de barcos veleros (la mayoría) con escasas imágenes de una ciudad que parecía ser Génova por el puerto, así como de otras, las menos, pero en las que se reconocía Florencia. Curioso. Tenía la sensación además de que las imágenes de Génova eran unos recuerdos que el propio Colón quería olvidar intencionadamente, pues cada vez que accedía a ellas se borraban como las de un viejo televisor que no sintonizara bien, cosa que no ocurría con las otras.

En definitiva, los primeros recuerdos de Colón eran de viajes por mar y de una ciudad que parecía ser Génova; las de Florencia eran posteriores y en consecuencia, más nítidas. En conclusión: que Colón era de origen italiano, pero el idioma que hablaba mejor de niño era portugués, no italiano, idioma que parecía rechazar. La explicación la fue descubriendo Javier con muchas dificultades: Colón sentía vergüenza por su humilde origen, más humilde de lo que se decía en algunas hipótesis, así como de no haber podido asistir a una escuela como Dios manda que le pudiera haber dado una formación más digna de la nobleza. Poniendo orden en los de barcos, desde muy pequeño había estado como grumete en buques portugueses, con los que pudo viajar tanto por el Mediterráneo como en el Atlántico. Ahí se desarrolló su vocación marinera y por eso hablaba ¡y escribía! mejor el portugués que el italiano, además de estar asociadas muchas imágenes de marineros portugueses y algunas de costas que parecían pertenecer a Portugal, incluyendo conocimientos sobre el comportamiento del mar.

En cuanto al lugar y la fecha de nacimiento, no había ningún recuerdo asociado, por lo que todo indicaba analizando el entorno histórico que debió nacer en Génova en una horquilla de cinco años entre 1446 y 1451. No estaba claro desde cuándo le habían acogido como grumete, pero entre los seis y los diez años aprendió mucho de navegación, gracias a la ayuda de los marinos portugueses. En cuanto a imágenes de personas, aparecía su hermano Bartolomé, pero de mayor; las demás resultaban difusas y no identificables.

A partir de los diez años, las imágenes mejoraban; el problema era asociarlas con una determinada edad, por lo que se supone que las primeras correspondían a un Colón entre los diez y quince años. Aparecían una serie de mapas y una efigie muy repetida de un marino turco con aspecto de caudillo; estaba claro que ambas habían impresionado al joven Colón y los recuerdos estarían en el hipocampo. Tras investigar en libros y comparar efigies, aquél marino se correspondía con el almirante Kemal Reis, inconfundible con su puntiaguda barba. Colón atesoraba gran cantidad de recuerdos en el barco del almirante, incluyendo sus experiencias en batallas navales. Kemal Reis fue encargado años más tarde, al ser nombrado Almirante de la flota otomana (gracias a lo cual se trata de un personaje conocido) de apoyar al ya disminuido reino árabe de Granada contra los Reyes Católicos, antes de le rendición de Boabdil.

Las otras imágenes correspondían a unos bocetos de un antiguo mapa en poder del almirante y que se suponía correspondía al océano Atlántico, pues las costas occidentales de Europa se reconocían con facilidad. Al otro lado del océano se dibujaban unas costas que muy bien podrían ser las orientales de Catay (China) y de Cipango (Japón) y más al sur otras imposibles de identificar. El joven Kemal Reis mencionó al joven Colón con el que debió de coincidir en sus primeras correrías de pirata en el mismo barco que la procedencia era de un sultán, según se lo contó su propio padre.

De Kemal Reis se sabe que fue coetáneo de Colón (el nacimiento del futuro almirante de nombre real Ahmed Kemaleddin se sabe que es 1451) y por lo tanto servía de referencia para asociar acontecimientos históricos alrededor de 1465-67 en los que ambos debieron estar juntos. A Colón le debió impresionar mucho aquél mapa, pues en sus recuerdos está marcado que se dedicó a copiarlo cuidadosamente a espaldas de su amigo (¿?) Ahmed Kemaleddin.

Después de todos sus viajes con portugueses y turcos en los que se forjó su educación y experiencia marinera, Colón retornó a Italia y pasó una temporada en Florencia. Allí entró en contacto hacia 1468 con un prestigioso matemático, astrónomo y cartógrafo de nombre Paolo del Pozzo Toscanelli, al que mostró la copia o copias que había hecho del mapa de Kemal Reis; la sorpresa del viejo cartógrafo fue mayúscula, momento que estaba muy bien grabado en sus recuerdos. Lo sorprendente era la coincidencia de aquél mapa con el que acababa de calcular el propio Toscanelli en aquellas mismas fechas sin basarse en ninguna información previa (además, Toscanelli nunca salió de Florencia). ¡Allí estaban las costas occidentales de Europa y al  otro lado las de Cipango (Japón) y Catay (China), corroborando además las distancias aproximadas que habían partido del propio Toscanelli! Colón, medio siglo más joven que el matemático, también quedó impresionado, por supuesto, pues las fuentes eran tan distintas que aquella coincidencia no podía ser sino cierta. Por parte de Toscanelli, al ver que sus cálculos coincidían con tal precisión con una información antigua procedente de un marino turco basada en no se sabe qué fuentes desconocidas más antiguas, le daba seguridad y reafirmación de que aquellos cálculos eran sin duda correctos. Hoy sabemos que no lo eran, por supuesto; los errores de Toscanelli se debían a fiarse de los 30 grados de longitud estimados por Marco Polo para el extremo oriental de China y no haber tenido en cuenta que la milla árabe era 500 metros más larga que la italiana, desvirtuando las referencias. Sumando a esto el sorprendente error de cálculo en un sabio como él de atribuir a la Tierra una circunferencia de 29000 km en lugar de los 40000 que tiene, resultaba que Cipango (Japón) se localizaba tan sólo a 4000 millas náuticas de Cabo Verde en el mapa, cuando en realidad estaba a 10600 nm.





                                             Mapa de Toscanelli (1468)


Es muy difícil que se sepa algún día por qué el antiguo mapa que copió Colón y le reafirmó a Toscanelli en sus cálculos eran tan similares y ambos erróneos; no es de extrañar que ambos, Colón y Toscanelli, se fueran a la tumba convencidos de la cercanía de Asia y Europa, pero al menos hicieron posible el descubrimiento de América.

No acaban aquí las casualidades, pues Piri Reis, el sobrino de Kemal Reis, pergeñó en 1513 su famoso mapa partiendo de la misma fuente antigua de su tío añadiendo informaciones del propio Colón de fecha 1501 tras el descubrimiento, con el contorno de las costas norteñas de Sudamérica, sorprendentemente coincidentes con la realidad.

Véanse las coincidencias entre los tres mapas, incluyendo las distancias relativas y la forma de Cipango (Japón)

             

                                              Mapa de Piri Reis (1513)


  Colón ya había acumulado en plena juventud (entre su época de grumete a los seis años y a los cerca de veinte años en que conoció a Toscanelli) una gran experiencia de navegación a lo largo y ancho del Mediterráneo. Ya con el acicate del mapa de Toscanelli decidió hacer recorridos por la costa atlántica y estudiar de paso las corrientes marinas desde las islas Azores, Canarias, bordeando España, recalando en Portugal y recorriendo las Islas Británicas llegando incluso a Islandia hacia 1477. Allí tuvo ocasión de saber que, según los islandeses, hacia el oeste había tierras; aquello podían ser leyendas, pero a Colón le reafirmaba una vez más que podría muy bien tratarse del norte de Catay. En cuanto a Irlanda, visitó la iglesia de San Nicolás en Galway, donde dejó constancia de su paso en ese año de 1477, cuando tenía aproximadamente entre 27 y 30 años. Estudió la corriente del Golfo y los vientos alisios, pues su afán era cruzar hacia Cipango y Catay con la certeza de que los vientos le llevasen allí con seguridad; habiendo atesorado más de veinte años de experiencia marina, se consideraba preparado para emprender esa aventura, pero necesitaba patrocinador, dinero y barcos.

De todo aquello había tantos recuerdos entremezclados sin determinar fechas, que cualquier referencia que relacionase los recuerdos archivados en su memoria con alguna fecha documentada era un tesoro. Por ejemplo, sabemos que su estancia en Portugal hasta que pudo contactar con el rey Juan II fue a la vuelta de sus viajes por el atlántico norte, entre 1480 y 1485. Al no tener éxito con este rey que no creyó en él ni en su proyecto de viaje a las Indias, lo que se sabe es que fue a España hasta que logró en enero de 1486 el contacto con los Reyes Católicos. A partir de ese momento, los años fueron transcurriendo en gestiones de preparación del viaje hasta 1492.

No es el objeto de este epílogo detallar y repetir la historia más o menos conocida del futuro almirante, pues no hay diferencias relevantes a partir de estas fechas. Lo que Javier podía aportar buceando en los recuerdos a los que tenía acceso era sobre aquello que más le había impresionado a Colón, pues la calidad de las imágenes y que seguían estando en su hipocampo era de gran nitidez y fácilmente archivables en un ordenador.

Comparando con la historia o biografía “oficial” de Colón, hay sin embargo un par de hechos que merece la pena destacar. Una es su vida amorosa, pues entre tantos viajes siempre hay encuentros con féminas; unas que le impresionaron más que otras y eso queda marcado en los recuerdos.

La historia oficial destaca su matrimonio con Felipa Muñiz, de la clase alta portuguesa y que le abrió las puertas al rey Juan II. Con ella tuvo a Diego Colón, como es bien sabido. Tuvo más tarde otra pareja, con la que no se casó, Beatriz Enríquez de Boadilla, con la que tuvo otro hijo, Hernando. ¿Estuvo Colón enamorado de alguna de estas dos damas? Pues analizando los recuerdos, resulta que no. Su auténtico amor fue otra Beatriz, apodada “La Cazadora”, de nombre Beatriz de Bobadilla y Ulloa, gobernadora de las islas de La Gomera y Hierro en Canarias, con la que mantuvo relaciones amorosas esporádicas, pero que en su recuerdo ha quedado marcado con gran intensidad. Parece ser y se comprueba en el cuadro adjunto que esta dama era muy bella y de gran temperamento, erigiéndose en protectora y abastecedora de avituallamientos en tres de los cuatro viajes de Colón, en 1492, 1493 y 1498.

                     


                                       Beatriz de Bobadilla, “La Cazadora”

Esta es la razón por la que sus paradas en las Canarias no fueron en Las Palmas, como parecería lógico, sino en La Gomera, ya que su dama, como gran mandamás de la isla, le garantizaba una calidad y eficiencia en los suministros, sin contar por supuesto con los dulces encuentros amorosos que la ocasión le brindaba.

Otro hecho bien marcado en su memoria fue el primer encuentro con los indígenas. Le sorprendió su aspecto primitivo, pues la ancestral cultura china era conocida tras las informaciones de Marco Polo y las relaciones comerciales subsiguientes, no acabando de encajar el aspecto de aquellos indígenas con la imagen de las historias de este otro gran viajero. Colón no paraba de preguntar por el Gran Khan y los jefes de tribu ni asentían ni dejaban de asentir, pero estaba claro que no sabían nada de aquél personaje. Colón asumió que Catay era muy grande y que en las zonas limítrofes del país pudieran no saber nada del emperador, cosa que no le evitaba cierta frustración.

Cristóbal Colón no tenía espíritu de conquistador y trató a los indígenas con respeto, aunque en alguna ocasión, siendo gobernador con hermano Bartolomé, se vio forzado a sofocar levantamientos de  indígenas, siendo acusado de haberlo hecho de forma cruenta y hasta encarcelado por mandato de la reina. Aparte de este hecho, no hay constatación alguna de ínfulas conquistadoras al estilo Pizarro o Cortés. Colón era un descubridor y su única ambición era promover que los territorios descubiertos se asignasen a sus patrocinadores los Reyes Católicos, que era además lo que le habían encargado y su medio de vida entonces.

 



No parece justa, por tanto, la animadversión que en estos últimos tiempos ha surgido en países sud- y centroamericanos hacia su persona, derribando estatuas y generando infundios por los que España debiera pedir perdón. Menos comprensible todavía es que esto mismo se repita en España, como ha sucedido recientemente.

En la memoria y recuerdos de Colón no hay sentimientos de arrepentimiento hacia acciones contra los indígenas sudamericanos, por lo que lo más lógico es que no hayan existido y lo furia levantisca hacia este personaje histórico resulte ser absolutamente vergonzosa hacia la historia de España. Todavía no he visto derribar ninguna estatua de piratas ingleses, sino más bien lo contrario, por lo que pienso que hay trampa y cartón tras estas actitudes.

 

                                                       KS, octubre de 2020

LIBROS LLAMAN A LIBROS

 

...POR ELOY MAESTRE

 

Lo mío son los razonamientos obvios, suponiendo que cualquier razonamiento pudiera ser obvio: Libros llaman a libros.

Todo buen libro nos proporciona felicidad, y conviene recordar la máxima de que no hay libro malo que no contenga algo bueno, pero los escritores somos, necesariamente y en primer lugar, ávidos lectores (salvo obras autobiográficas) y como ese es nuestro alimento intelectual, en el proceso mental de escribir suelen venirnos a la memoria libros leídos, y a veces consideramos pertinente y revelador, citarlos.

Justo en ese instante se produce el chispazo, la conexión entre la lectura de este libro de ahora y otro libro diferente. La cita suele ser elogiosa hacia una obra concreta o su autor, a veces incluye ambos casos, y puede despertar el deseo de leer o releer tal obra.

En este último caso se dan dos supuestos: cuenta con la obra en su biblioteca o no.

Ya en el terreno concreto me citaré a mí mismo porque no tengo otro más a mano ni querido. Comenzaremos por la disposición de libros propios de la insigne Roma, que señoreó durante siglos la antigüedad del mundo occidental hasta el punto de convertir el Mediterráneo en su mar particular: Mare nostrum lo llamaban con precisión.

La lectura de un clásico sobre el tema: Historia de la decadencia y ruina del Imperio Romano, del británico Edward Girbon, una obra de apabullante erudición y ardua lectura, me llevó a otro libro más ligero: Historia de Roma, del periodista italiano Indro Montanelli, escrito ya en el siglo XX, y ambos a releer una Historia de la República Romana, de José Manuel Roldán, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, tomado como manual en la Autónoma de la capital donde estudió mi hijo Eloy; se trata de un manual completísimo difícil de superar. Este último comprende sólo una parte de la historia de Roma, la primera, lo mismo que el de Girbon explica solamente la última. El único omnicomprensivo es el de Montanelli, una síntesis histórica ligera y seria a la vez, con lenguaje bello y accesible a todos.

El otro supuesto: la llamada de un autor leído a otro que conocemos de oídas pero del que carecemos, se dio merced a la amplísima lectura que llevé a cabo de las obras de Josep Pla, un autor catalán admirado por mí hasta la locura. En varios de sus libros cita los Ensayos de Montaigne, un escritor francés del siglo XVI, cuya obra magna llevaba siempre consigo en sus numerosos viajes por el mundo.

Tanto el autor como su siglo de vivencia me echaban un poco para atrás. Se me ocurrió pedirlo (para evacuar consultas conmigo mismo al modo de los diplomáticos como Arturo) en mi Biblioteca Pública del barrio madrileño de Tetuán, lo leí por completo y me encantó. Tras hacerlo, no lo consideré un filósofo al uso, pese a que reflexione ampliamente de la vida y los humanos, y me pareció hermosísimo. En la edición de Acantilado de 2007 que adquirí en mi librería reluce la traducción de J. Bayod Brau, en un español límpido y hermoso. Pla lo disfrutaba en su idioma original, pero yo no me atreví a tanto.

Libros llaman a libros, es mi filosofía vital.

27 de septiembre de 2020

UN RECUERDO, UNA INQUIETUD

... Por Manolo Rincón

 

No suelo ser muy dado a contar cuales han sido mis inquietudes  socio-políticas en el pasado. Al leer una publicación reciente de Vicente, que recomiendo publique en el blog, me han venido muchos recuerdos del pasado enlazados con nuestro presente inmediato y nuestro futuro próximo. Si os interesa conocerlos podéis ir a mi blog:

 https://manuelciudadano.blogspot.com/p/mi-experiencia-en-el-comunismo.html

Manolo 20/09/20

18 de septiembre de 2020

HERÓDOTO Y KAPUSCINSKY

...POR ELOY MAESTRE

 

Entre el griego Heródoto, Padre de la Historia, y el polaco Kapuscinski, reportero único e inigualable, transcurren veinticinco siglos. Les une a ambos su ansia por visitar lugares desconocidos y contarnos lo que ven y lo que oyen. Son dos grandísimos reporteros, aunque en tiempos de Heródoto no existiera la palabreja.

El polaco admiraba a Heródoto de la misma manera que todos los periodistas admiramos a Kapuscinski. Por ese motivo, quiero ahora unir ambas figuras de relevancia mundial. 

PARA SEGUIR LEYENDO:

https://trinjolbuz.blogspot.com/2020/09/herodoto-y-kapuscinsky-dos-reporteros.html

7 de septiembre de 2020

LA CULTURA DEL MIEDO


... Por Manolo Rincón

El que esté interesado en conocer mi opinión sobre la situación de miedo en que creo vive parte de nuestra sociedad, puede ver en mi blog el artículo "La cultura del miedo":

https://www.blogger.com/blog/page/edit/7320911619190983312/7131383641871065073



CAMISAS DE SERPIENTE

 ...  Por Kurt Schleicher

Este cuento filosófico se me ha ocurrido por la situación de desafección impuesta que sufrimos por  culpa del Coronavirus y que nos dificulta ahora el perpetuo anhelo del ser humano de ser felices.  
 Lo podría haber titulado “Bú​squeda de la felicidad en tiempos adversos" o "Satisfacción y felicidad", pero me han parecido títulos demasiado “cartesianos”. 
 Inconscientemente ​o por revanchismo irracional ante el Covid 19, las personas (ahora en especial los jóvenes) confunden la felicidad con la satisfacción desmedida, con lo que la prevención se olvida y los brotes aumentan. Y ahí estamos…
                                                       


    Gerardo era un hombre corriente. Se había formado en un buen Instituto desde los años cincuenta y su bagaje colegial era normal, de la media alta, tanto con las ventajas como con los inconvenientes si comparamos con la educación actual medio siglo más tarde. Es evidente que en aquellos años no había que preocuparse por  la degradación de las costumbres (algo impensable entonces),  dado que nuestro entorno estaba debidamente “protegido” por los educadores franquistas de la época por un lado y los representantes eclesiásticos por otro. Así no había escapatoria.

22 de agosto de 2020

MANUEL ARROYO STEPHENS UN EDITOR DE LA CONSTITUCIÓN DE 1978


...POR NICOLÁS PÉREZ-SERRANO JÁUREGUI

Manuel Arroyo Stephens.
Un editor de la Constitución de 1978



Fue alumno del Ramiro de Maeztu. Allí coincidí con él y a menudo nos cruzábamos en pasillos y recreos, aunque pertenecíamos a promociones distintas, al ser Manolo algo mayor que yo. Más tarde la vida nos reencontró, cuando él era ya conocido y venturoso editor y librero, y yo Secretario General del Senado constituyente. Al acabar los trabajos parlamentarios, el Presidente de la Cámara, Antonio Fontàn, me encargó la puesta en marcha de lo que había sido tradición al respecto, a saber, realizar una edición de la Constitución a cargo de un reconocido pendolista, para, como se había hecho a lo largo de los siglos XIX y XX, contar con un Texto de amanuense distinguido. La elección recayó en la persona que,  dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores, se encargaba de hacer originales de Títulos honoríficos, nobiliarios y escolares. Así, Luis Moreno Martín, que así se llamaba este interesante personaje, plasmó, con su letra, su peculiar caligrafía y sus mezclas de tintas de colores, lo que Diputados y Senadores habían decidido que fuera el texto de nuestra Carta Magna aprobado en diciembre de 1978.

El texto contenía al final unas casillas en que, por orden alfabético, figuraban los nombres de todos los constituyentes, para que en la suya cada uno de ellos estampase su firma. Se hizo así, y hoy tal texto original se guarda en los archivos del Congreso. En el Escritorio de la Constitución, próximo al Hemiciclo, se exhibe una copia, guardado en una urna que alberga un arcón que, a instancias especialmente de Luis Gómez Llorente, entonces Vicepresidente de la Cámara, compré en el Rastro de Madrid para tal fin.

Ya en la Legislatura de 1979, la Mesa del Congreso decidió encargar una edición facsímil de la obra. Y su realización se encomendó, tras animarnos a ello Soledad Becerril, Secretaria Tercera del Congreso, a la editorial y librería Turner (calle Génova, Madrid), ideada y dirigida por Manuel Arroyo. Con inusual esmero y filigrana llevó a feliz término Manuel Arroyo esa preciosa edición. Loor y gracias, pues, a este atractivo editor, sin cuya pasión por los libros la Constitución vigente tendría hoy menos vistosidad y difusión.

Manuel acaba de fallecer tras 77 años de fructífera y polifacética vida dedicada a la cultura. Y esta breve historia rinde el debido homenaje a su memoria. D. E. P. mi querido editor de la Constitución de 1978.