6 de marzo de 2018

EL 7 DE MARZO ERA SANTO TOMÁS DE AQUINO



...Por Manolo Rincón

Hoy 7 de marzo, fue durante muchos años la festividad de Santo Tomás de Aquino. Era una gran fiesta en el Instituto, que esperábamos ilusionados, pasadas ya las navidades.
Voy a escribir unas líneas para quienes quieran rememorar aquellos días, en los que éramos felices y disfrutábamos de unos momentos que luego recordábamos el resto del curso.
En realidad el 6 por la tarde ya era festivo. Y había un importante acontecimiento: El partido entre profesores y alumnos. Era una forma de desquitarnos de la autoridad de los profesores un rato y de quedar por encima de ellos, pues casi siempre ganaban los alumnos.
Hay que recordar que en estos dos días se vendían las papeletas para la tómbola. Esta era una genial idea para obtener recursos económicos para el viaje de estudios de Preu. Durante los meses de octubre a febrero, D. Antonio nos pedía la entrega de regalos para la tómbola que le entregábamos al pasar en formación delante de él, según subíamos a clase.
Con estos regalos se montaba la tómbola, haciendo papeletas que vendían los propios alumnos de Preu. Todos teníamos la ilusión de llevarnos algún regalito a casa.
Con o sin regalo, nos preparábamos para presenciar el partido. Previamente alumnos de Preu hacían alguna curiosa actuación. Unos años lanzaban un globo, otros un cohete o se disfrazaban de gigantes. Solían ayudarlos Remartínez y Muro.
Y comenzaba el partido. Los alumnos cambiaban de año en año y yo de los que conocía solo recuerdo a Gómez Lobo, Vicente y Zorí. Pero en profesores había varios fijos de un curso a otro. El árbitro siempre era siempre D. Pedro Dellmans, el portero El Sr. Moneo, el delantero y capitán Sr. Pepín…
Nosotros animábamos a los alumnos, jaleábamos sus goles y protestábamos por los de los profesores.
Nos solíamos ir contentos a casa pues habían ganado loa alumnos. No recuerdo ningún partido en que ganasen los profesores.
El día 7 seguía la tómbola y había misa (no obligatoria) en el Espíritu Santo.
Y por la tarde sesión extraordinaria de cine en el teatro con alguna película especial, como David Crocket, Corazón de Piedra, El Señor de Balantry o joyas similares.
Y nos marchábamos tan satisfechos a casa.
Eran unos ratos que con el tiempo resultan inolvidables.
En la imágenes previas al partido tomadas en diferentes años entre 1959 y 1963. En la primera Carmina Ortiz como madrina del encuentro.

7-03-2018.

Carmina Ortiz, Pepín Menéndez y Pedro Dellmans
Profesores Alumnos 1963 - Zori -

Profesores-Alumnos 1965 



5 de marzo de 2018

RECUERDOS DE NUESTRO PROFESOR INSTRUCTOR DE EDUCACIÓN FÍSICA EN LAS MAÑANAS, D. RAMÓN MARCOS DAZA



...Por MANOLO RINCÓN

Hoy quiero rememorar a un profesor de educación física que todos recordareis sin duda alguna, independientemente de en qué curso o grupo estabais entonces.
Se trata del aquel militar que todas las mañanas con frio o calor, de 8:30 a 9 de la mañana, en nuestro querido campo de fútbol nos dirigía una tabla de gimnasia, para que fuésemos bien despiertos a clase.
Por si alguno no lo recuerda bien, voy a rememorar como era aquel acto cotidiano, tal como yo lo tengo memorizado. En nuestro caso (el 64) lo realizamos de 1º a 4º, ya que en 5º quedó suprimido.
Un poco antes de las ocho y media, por los altavoces del recinto se escuchaba una marcha (generalmente la de San Marcial), que nos indicaba que debíamos de formar en el campo de fútbol en el lugar asignado a nuestra clase y así lo hacíamos.
En la tribuna D. Antonio y un comandante del ejército de tierra (al que llegamos a ver con las estrellas de teniente coronel, con el paso del tiempo).
Tras lograr D. Antonio un silencio sepulcral, a través de un megáfono (primero simple y más tarde con amplificador), dirigía el rezo del Ángelus en latín. Luego se izaba la bandera nacional y el comandante daba los gritos de rigor: España!!! Una, España!!! Grande, Arriba España!!! y comenzaba la tabla de gimnasia, un poco incómoda pues teníamos ropa de calle y las carteras. La dirigía también por megáfono.
Hacia las 8:50, empezaban a desfilar las clases, comenzando por primero A y terminando por 6º E. Bajábamos las escaleras, con el escudo del Ramiro a nuestros pies, marcando el paso al son del tambor que “el Tabas” tocaba en la plaza y a veces ejecutábamos unas difíciles y vistosas variaciones, que el jefe de clase marcaba con las palabras: “cabeza, doble variación derecha. AR!!”. Al pasar junto a la estatua de Francisco Franco, el jefe decía: “vista a la derecha. AR!! Y Viva Fraco (Viva!!!), Arriba España (Arriba!!!), Vista al frete. AR!!” y entrabamos en el Instituto bajo la atenta mirada de D. Antonio que concedía una puntuación a cada clase, y la mejor puntuada recibía un balón de reglamento (en nuestro caso lo tuvimos en 3º A).
Ahora paso a rememorar un poco quien era aquel militar. Yo supe su nombre bastante más tarde y le veía marcharse en su flamante Biscuter Comercial. Se trataba del comandante del ejército de tierra D. Ramón Marcos Daza.
Hasta hace muy poco no sabía más, pero por en la tarea de recopilación documental que realizamos, ha aparecido un sobre con su documentación personal referente al Instituto, por lo que ya es posible hacer una pequeña semblanza de su persona.
Era andaluz y antes de la guerra civil se dedicó a la educación física sobre todo castrense.
Fue: profesor en la escuela central de educación física en 1925, de educación física en la Escuela Militar de Sevilla en 1926, y en el Instituto de Enseñanza Media de Sevilla en 1927. Profesor de educación física en la Universidad de Sevilla y en la academia de preparación militar (1933). Profesor y coordinador de las enseñanzas de educación física de los colegios de: Padres Jesuitas, Maristas y Escolapios (Sevilla 1933). Jefe de los campamentos juveniles.
Tuvo las siguientes condecoraciones: Medalla de plata al mérito deportivo. Medalla Militar colectiva.
Al comenzar la contienda se unió al bando franquista, donde fue Delegado de Educación Física y Deportes Nacional Accidental, desde 1938 hasta que entregó el testigo a Elola-Olaso.
En 1940 viene al Instituto y se encarga de la tabla de gimnasia matutina, cargo que compatibilizaba con sus obligaciones militares y por el que cobraba menos de 200 pts. mensuales, según el mismo refiere en algún escrito. También estaba en el comité coordinador de la OJ. Su hermana Luisa Marcos era profesora de la Preparatoria.
Terminados los desfiles y finalizando su estancia en el ejército con el grado de coronel, pasa a ser profesor adjunto de educación física.
Se dedicó fundamentalmente a la OJ (Organización Juvenil) y a los campamentos, en coordinación con los instructores de Falange Española, por lo que creo no daba clases a los alumnos, ya que el mismo recuerda a Pepín, Escribano (que fue sargento en el ejército) y Lino (otro personaje interesante del que ya os hablaré), como los que daban las clases que él dirigía.
Se jubiló el 1 de marzo de 1973.
Os adjunto la despedida del Ramiro, escrita por él mismo. No ha sido posible obtener una foto suya
Si tenéis más interés en su persona, el siguiente enlace os lleva a la documentación existente: