INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


18 de julio de 2014

TRAS LAS HUELLAS DEL PADRE MINDÁN

… por Kurt Schleicher
    Don Manuel Mindán y Calanda. No es que se apellide así (al estilo Francisco Pi y Margall), sino Manuel Mindán Manero y sus huellas las encontré en Calanda  (Aragón, Teruel). Allí vio la primera luz el 12 de Diciembre de 1902, a menos de 100 metros de la casa natal de Luis Buñuel, dos años mayor que él y amigo de la infancia. Buscando al uno encontré el rastro del otro, nuestro P. Mindán del Ramiro.
    Una matización sobre lo del “Don” y lo de “Padre” para lo que sigue; resulta que fue clérigo secular y por ello le correspondía el título de Don, pues el de Padre se reservaba al clero regular (ej., los frailes); sin embargo, todo el mundo le conoce como “Padre Mindán”, más cercano. También se le podría llamar “Mosén” (Mosén Mindán desde luego suena algo extraño), pues resulta que este título está asociado de alguna forma a los aragoneses y Mindán lo era.

   Me tropecé con las huellas del Padre Mindán por pura casualidad; veamos por qué. Yo simplemente me dirigía por motivos turísticos a Alcañiz procedente de Teruel. ¿Por qué Teruel? Pues porque en alguna ocasión vamos, en especial en verano, por el reconocido sano y fresquito clima en Julio que lo hace más llevadero y sin perder el ambientazo tradicional durante las fiestas del Ángel con cierto sabor a los sanfermines. La verdad es que debe ser la capital más pequeña de España (“¿Teruel existe?”) y tiene un marcado acento mudéjar; quizás sea más conocido Albarracín que el propio Teruel. Menos conocido es el Maestrazgo, con lugares pintorescos e  impresionantes como pueda ser Villarluengo con los Órganos de Montoro, Alcalá de la Selva, Rubielos de Mora y su capicúa, Mora de Rubielos, la comarca de Javalambre, La Iglesuela del Cid y otros muchos que ya no cito por no cansar. Uno de ellos es la Gruta de Cristal, que vi hará ya unos 15 años y que me impactó por su espectacular contenido que le da el nombre y decidí que era el momento indicado para volver. Me costó encontrar el lugar, cerca de un pequeño y recoleto pueblo llamado Molinos. Al consultar el mapa, resulta que estaba relativamente lejos de Teruel pero ya muy cerca de Alcañiz, (a 150 km. de Teruel), localidad que nunca había llegado a visitar y que prometía ser interesante. Decisión, pues: excursión a Alcañiz, pasando por la Gruta de Cristal, de la que no me resisto a mostrar alguna foto, más auto-explicativa de lo que pueda contar. Dado que la Gruta se visita con guía, se nos hizo tarde y ya comimos en el mencionado pueblecín, que solamente consta de dos restaurantes, lo que facilitaba la elección. Sin entrar en detalles, comimos bien “de pueblo”, cosa que tampoco deja de ser una experiencia.


                                                                                         Gruta de Cristal


    Después del yantar, al objetivo, que ya no estaba muy lejos: Alcañiz. De camino y ya muy cerca, pasamos por Calanda. ¡Hombre, la Calanda de Luis Buñuel! (y de alguien más, que no recordaba en ese momento). Decidí que no podía detenerme allí y que trataría de hacerlo a la vuelta; tampoco vi ningún cartel en la carretera que hiciera referencia a la casa de Luis Buñuel, cosa que me extrañó, de forma que había que salirse de la ruta y buscarlo por el centro histórico a pedal; no tenía tiempo para eso en aquél momento.

    Alcañiz me sorprendió agradablemente, con su iglesia de Santa María, imponente con sus cuatro torres, estando muy cerca su castillo, en parte Parador, dominando ambos claramente la ciudad. Como es natural, había que dedicar a su visita el suficiente tiempo para saborear estos monumentos.

                                                                             Iglesia de Santa María (Alcañiz)




                                                                               Plaza de España


                                                                                 Castillo de Alcañiz y Parador


    A mí me seguía quedando la comezón de Calanda, de forma que tuvimos que renunciar a visitar Alcañiz con más detenimiento y salir antes de que se hiciera todavía más tarde en dirección a esta población, a ver qué había de Luis Buñuel.  Aprovechamos para visitar la iglesia del Pilar que domina la ciudad y la de la Esperanza, enfrente del Ayuntamiento. 

                                                         Ayuntamiento e Iglesia de Nª Sª de la Esperanza (Calanda)


                                                                   Interior de la Iglesia de Nª Sª de la Esperanza


    Ni rastro de ninguna casa de Luis Buñuel, de forma que tras preguntar a una simpática agente de la Guardia Civil, ésta nos dirigió al Centro Buñuel (allí por fin apareció un magnífico busto del cineasta), donde ya estaban a punto de cerrar o al menos sin  tiempo para verlo detenidamente, por lo que nos quedamos en la información charlando con la persona a cargo, una aragonesa de pro. 

                                                           Busto de Luis Buñuel en el Centro que lleva su nombre


    En el transcurso de la conversación, mi mirada cayó casualmente en un panel con varios libros expuestos, que NO eran de Buñuel, sino de un tal Mindán. Escalofrío y sorpresa: ¡Claro! ¡Eso era! ¡Mindán, que era también de Calanda! Con la emoción a flor de piel, pregunté a la buena señora que si Mindán era conocido por allí.  ¡Pues nada menos que hijo predilecto de la Villa, que ella misma lo había conocido, que tenía allí incluso una Fundación y una placa en su casa natal (si no se había caído, según sus palabras)! Evidentemente, allí ya no se habló más de Buñuel, sino de Mindán. Que era un hombre de carácter y muy apreciado por allí, que había seguido viniendo religiosamente (nunca mejor dicho) con frecuencia acompañado por sus dos hermanas, que dónde estaba su casa natal, alguna anécdota, etc. Como es natural, le dije que había sido alumno suyo dos años entre el 1963 y 64; tampoco pude resistirme a dejarle una caricatura similar a alguna que le hice en nuestros tiempos con gran alborozo de la buena señora, que de repente se dio cuenta de lo tarde que era y que ya había sobrepasado casi media hora la de cierra del Centro, por lo que tuvimos que interrumpir la agradable conversación.

                                    Caricatura del P. Mindán que acabo de hacer, recordando los viejos tiempos…
    
    
      Antes de cerrar, me llevé un libro de los muchos que había allí, el dedicado a su centenario, que se celebró en Calanda en Diciembre de 2002, libro homenaje y testimonio de muchos personajes, amigos y sobre todo alumnos, la mayoría del Ramiro de Maeztu, pero de promociones  anteriores a la nuestra en su mayor parte. Creo que ahí estaban la mayoría de sus obras y ahora lamento no haberme llevado algún ejemplar más… ¡me los tenía que haber llevado todos! También estaba el de la “Historia del Instituto Ramiro de Maeztu” (no lo compré porque ya tengo una copia digital del mismo). Lo comento también porque si alguien pasara cerca de Alcañiz, recomiendo encarecidamente que se acerque por Calanda en el Centro Buñuel y eche una ojeada a todo lo que hay allí de nuestro P. Mindán.

   Evidentemente, con las indicaciones de las respectivas casas natales de Buñuel y Mindán, recorrimos la calle Mayor desde el Centro Buñuel, y, efectivamente, en una placita a mitad de la calle encima de un banco, se conserva la casa natal de Buñuel; ésta no es en la que vivió después, enfrente de la iglesia del Pilar y que también se conserva. De la plazuela salen dos callecitas; recorriendo una de ellas, la de Jesús, a menos de cien metros me encontré con una casa antigua encajada entre otras, muy sencilla, de tres pisos, una ventana por cada uno de ellos, en la que estaba la placa indicando que era la casa natal de D Manuel Mindán (ver foto). Incluso hablamos con los residentes actuales, que no tienen nada que ver con la familia. Tampoco creo que fuese aquí donde pasaba D. Manuel sus visitas ocasionales a Calanda, pero alguna vez seguro que se acercaría para recordar su primera niñez. No es raro que de niños jugase con Luis Buñuel y que se desarrollase cierta amistad, pues repito que ambas casas están a menos de 100 metros. De pequeño le llamaban “Mindancico”. Cuentan que su vocación sacerdotal - y también la docente-  proviene de su cercanía a la Virgen del Pilar, a la que tenía mucho fervor y a quien consultaba sus decisiones de niño.

                                                                               Casa natal de Luis Buñuel (Calanda)


                                            Casa natal de Manuel Mindán; a la vuelta de la esquina está la de Buñuel.



                                                              Placa conmemorativa



                                                                      La Virgen del Pilar del P. Mindán

                                                                             Iglesia de Nª Sª del Pilar (Calanda)


      Tras esto ya abandonamos Calanda y volvimos a Teruel, pensando que probablemente todos estos lugares – Alcañiz, la Gruta de Cristal-  los habría recorrido también en su momento nuestro P. Mindán, aparte de Calanda, naturalmente.

    Al día siguiente me tragué el libro-homenaje de una sentada, del que aprendí muchas cosas que no sabía de D. Manuel Mindán; tanto, que volví a leer –esta vez con más detenimiento- su libro de la Historia del Ramiro (que realmente lo usé anteriormente sólo como consulta para la semblanza de Luis Ortiz Muñoz). De este empapamiento súbito me han venido las ganas irrefrenables de escribir algo sobre él, en especial tras las impresiones y vivencias que me han dejado ambos libros.

     Recuerdo que sentía cierta timidez al hablar con él debido a la sotana, pero del poco trato personal que mantuve sé que de cerca me resultó mucho más amable y cercano que la impresión que me daba en sus clases, que me producían una extraña mezcla de temor e interés. Lo que estaba claro es que nadie podría dormirse en ellas; había que estar muy atentos, pues de vez en cuando hacía preguntas-sorpresa intempestivas. La verdad es que los temas resultaban interesantes, por lo que suponían de acercamiento de la filosofía clásica (aristotélica y tomista en especial, sin olvidar a Descartes) a nuestra cotidianeidad y al despertar de nuestras juveniles e imberbes conciencias a preguntas trascendentes que nos hacíamos alguna vez; allí teníamos el campo abonado para ello y a alguien capaz de responderlas
.
   Tenemos ya en el blog una buena semblanza de nuestro Pater Mindán escrita por Manolo Rincón, que sí tuvo la suerte de mantener algún contacto más directo con él e incluso haber estado en el homenaje que se le tributó en el Ramiro el 31 de Enero del 2000. Por lo tanto, trataré de no repetirme para evitar duplicidades, aunque confieso que me hubiera gustado llevarme el libro de “Testigo de 90 años de historia” y que, en boca del propio Mindán, constituye la primera parte de su vida hasta 1942; desde ése año la Historia del Ramirotrata de la segunda. ¡Cuántas cosas es capaz de contarnos  un centenario con una memoria privilegiada como la suya! Hay que hacer notar que la primera parte data de 1995 (y de 1992 “Recuerdos de mi niñez”) y que la segunda, la del Ramiro, la terminó en 2001, ya con limitaciones de vista (tenía que buscar documentos con lupa) y con ayuda, pero con la memoria intacta.

   Un día se me ocurrió que escribir tenía mucho que ver con la pintura: te enfrentas a un lienzo en blanco y tienes que llenarlo de pinceladas de forma que te guste el resultado y sobre todo, que le pueda gustar a los demás. Ni pocas ni demasiadas pinceladas; si para este cuadro escrito de Mindán y sus huellas me sale alguna pincelada fuera del cuadro, pido disculpas de antemano.

   Hablando de cuadros, lo primero es mostrar una fotografía de D. Manuel cuando cumplió los 100 años, en la que se le ve que su mirada seguía siendo admirablemente lúcida. ¡Quién pillara 100 años así! Bueno, ya estaba algo más encorvado (¡sin segunda intención, eh!), pero bien podría pasar por un hombre de 30 años menos. ¡Vaya naturaleza!

                                                                        D. Manuel Mindán, en su centenario


  Ya que estamos de representaciones gráficas, veamos el emblema o escudo y el exlibris que el propio Mindán había preparado de sí mismo y que se supone que le define en cuanto a lo que era o lo que pretendía ser y que le sirvió de guía en su vida y que en cierta forma también son sus “huellas”. Tomo como base para ello las palabras que pronunció el propio Mindán en el acto del homenaje que le tributó su pueblo natal de Calanda el 22 de noviembre de 1992, ya casi con 90 años, cuando se le nombró Hijo Predilecto de la Villa.

                                                                            Escudo


  Ocupando todo el escudo está la Cruz, como señal del Cristianismo centro de su vida y ocupándola por entero. En el centro de la Cruz está la “M”, “tripitida” en su nombre, significando su compromiso como sacerdote y seguidor de Jesucristo. En los cuatro campos que deja la Cruz, hay 4 letras que son las que marcan su vida:
-        Primero, la V de verdad. Estaba obsesionado con la verdad; decía que “un conocimiento que no sea verdadero, no es conocimiento”. Estaba preocupado por su propia verdad y se preocupaba por una verdad que fuese verdad para todos, cosa que debía constituir su leit motiv en la docencia de la filosofía. (Pienso que ésta era la razón de que fuese tan poco dogmático). Se dio cuenta de que además de la verdad objetiva (la de la Ciencia), existe una verdad personal (ideas, creencias y sentimientos) que dirige nuestras decisiones, por las que se vive y hasta se puede llegar a perder por defender a aquélla. Se propuso que en su vida lucharía contra los enemigos de la verdad: la ignorancia, la duda, el error, la hipocresía y la mentira. (Por cierto, por defender esto, casi le matan en la Guerra Civil).
-        La segunda es la J de justicia. Como profesor que fue, esta letra significaba su deseo de absoluto rigor en la distribución de calificaciones en función de lo aprendido y demostrado, cosa que seguramente le costó algún que otro dolor de cabeza.
-        En tercer lugar la A de amor, que va más allá de la verdad y la justicia. Si el amor es “de verdad”, es el gran motor que produce todo lo bueno que se hace en el mundo. El amor al que se refiere especialmente es al procedente de la riqueza personal, entregar y dar lo que puede convenir a los demás y que les pudiera hacer felices (en cierta forma es la base de la solidaridad humana). En cuanto al otro amor, más ligado a los deseos o apetencias propias, siempre se  mostró muy indulgente.
-        Por último, la L de libertad, como principio de toda autenticidad y responsabilidad y que procede de la reflexión racional, debe ser respetuosa con la libertad de otros y estar encauzada por la ley. ¡Qué buena definición! Sólo le faltó como raíz impulsiva de la libertad unir la letra L con la V, como queriendo decir: “la verdad os hará libres” (del evangelio).

                                                                     Ex-libris

 Veamos ahora el “Exlibris” como concepción de su propia vida; debajo aparece su propio nombre, como “Emmanuel Mindán”, cosa que no explicó (quizás se refiriese indirectamente a una cierta admiración por Emmanuel Kant ¿?). El lema que figura es “Bene vixit qui bene latuit” = “Bien vivió el que bien supo retirarse” (¡esta reflexión pudiera servir muy bien a los de nuestra Promoción 64!). Aquí se refiere a un dicho de un clásico español: “un ángulo me basta entre mis lares, un libro y un amigo”, que se supone es el dibujo alusivo de un monje en la celda, rodeado de libros (¿el amigo?), la Cruz, la imagen de la Virgen María como amparo, una lámpara como luz de la razón, unas flores como naturaleza viva, la nocturnidad en la ventana como señal de persistencia en el trabajo y el búho, que representa la Filosofía, en la que se consideraba sencillamente “un especialista”.
  En su alocución en el homenaje, dejó claro que había pretendido organizar su vida con arreglo a esos ideales y concepción, tratando de hacer el bien en la medida de lo posible y pidiendo perdón en lo que hubiese fallado.

   Hablando de su vida, su infancia en Calanda está retratada en su libro “Recuerdos de mi niñez”, comprendiendo los 15 primeros años del siglo XX. Era hijo de un tejedor en el seno de una modesta familia de varios hermanos. Aparecen sus recuerdos, sus primeros amigos, destacando Luis Buñuel al que dedica 8 páginas, sus vivencias en el Seminario de Belchite en 1914 y su regreso a Calanda en 1915. En el otro libro, el de “Testigo de 90 años de historia”, recorre esta segunda  parte de su vida hasta 1939 narrando su estancia en los seminarios de Belchite y Zaragoza (allí coincidió con el fundador del Opus, Monseñor Escrivá de Balaguer, con el que al parecer no coincidía en muchas cosas y alguna vez chocaron), el inicio de su actividad sacerdotal desde 1925 en Luna, los estudios civiles en la Universidad de Zaragoza (donde cursó la carrera de historia) hasta su venida a Madrid para estudiar Filosofía, el comienzo de la guerra civil, su encarcelamiento y su liberación final. Son muy interesantes los juicios que emite D. Manuel sobre esta importante parte de nuestra historia de la que fue testigo en relación con la república y la dictadura. Es curioso resaltar que sin perder un ápice de su compromiso religioso y sacerdotal en tiempos difíciles, militó temporalmente hasta en el sindicalismo anarquista de la CNT (fue uno de los fundadores del sindicato de enseñanza) y hasta sale en alguna foto con el uniforme de miliciano de la cultura, con el que fue detenido en 1937. Estuvo también en grave riesgo de que lo mataran, pues siempre dio la cara mostrando honesta y abiertamente sus creencias, algo bastante peligroso en aquellos tiempos.

   Dejando esta oscura época aparte, lo interesante es su relación directa con filósofos de la época, primero durante su estancia en Zaragoza con Gaos y ya desde el curso 1934/35 en la Facultad de Filosofía y Letras con Ortega, Morente, Zubiri, Gil Fagoaga, Zaragüeta, Besteiro y Aznar; con todos esos maestros, no es de extrañar su extraordinaria formación filosófica en perfecta convivencia sin embargo con la tradición clásica recibida en el seminario. Me figuro que estos antecedentes, unidos a su fervor por la verdad, han marcado su carácter en una continuada búsqueda de la misma, así como su tercera vocación – la docencia- para impartir su conocimiento a sus alumnos. Probablemente, esta apertura de ideas con una filosofía realista abierta a la modernidad contrastando con el dogmatismo imperante en la postguerra, le costó que se le negase la cátedra en la Universidad, dando clase allí como profesor solamente. También lo hizo en la Escuela Superior de Ingenieros de Caminos, por lo que no solamente se rodeó de alumnos “de letras”. También dio clases como catedrático en un Instituto de Ávila.

   Llegamos así a la tercera parte de su vida, marcada por el instituto Ramiro de Maeztu, en el que sí entró como catedrático -¡faltaría más!- en 1941 y estaría hasta su jubilación en 1973, a lo que hay que añadir unos cuantos años más como Rector de la Residencia de Estudiantes, hasta 1984. Es curioso resaltar que vino de la mano de Luis Ortiz Muñoz, que se lo trajo al Ramiro contra la opinión del propio Ministro de Educación de entonces, Ibáñez Martín (que ya tenía otro candidato), probablemente por esos mismos antecedentes (lo cuenta el propio Mindán en su libro). Este hecho fue fundamental, en mi opinión, para que el Ramiro estuviera dotado de su especial carácter en aquella época, destacando el que no fuera clasista (se aceptaba por igual a hijos de obreros que a los de los ministros, a católicos y no católicos (protestantes y musulmanes) y que se recibiese una educación integral (intelectual, física, de manualidades (los talleres) y de sensibilidad (música), probablemente algo único en estos aspectos frente a los otros cinco institutos creados entonces. En mi opinión, esto se lo debemos a los tres profesores más carismáticos del Ramiro, Antonio Magariños, Jaime Oliver y el propio Mindán, apoyados por nuestro sempiterno director Luis Ortiz Muñoz, quien seguramente también ha tenido mucho que ver con que los otros dos entrasen también en el Ramiro. Mindán siempre estuvo muy orgulloso de haber sabido mantener cierta independencia de las influencias políticas de la época, estirando la cuerda al límite. Igual que hay cuatro patas para sostener óptimamente un banco, estos cuatro irrepetibles profesores fueron clave para que el Ramiro fuese realmente modélico.

  Además de catedrático de filosofía, ejerció otros muchos cargos: Secretario, miembro de la Junta Pedagógica, Jefe del servicio Psicopedagógico (y por ende consejero vocacional de los alumnos…), Catedrático Tutor de la Escuela de Formación del profesorado, asesor de la Dirección y hasta Rector de la Residencia de Estudiantes tras la muerte de Magariños.

   La jubilación del Ramiro del P. Mindán en 1973 no fue realmente tal, pues continuó impertérrito sus actividades docentes en el C.E.U. hasta los 86 años. Época muy fecunda también, ya en la Democracia del 78, manteniendo su carácter fuerte y resolutivo sin temor a ser confundido por “adicto al Régimen” y ganándose el respeto de sus alumnos.

“Foto de escalinata” con los invitados en el acto de la jubilación del P. Mindán en el Ramiro de Maeztu, en 1973. Se distingue con cierta dificultad a varios, a José Navarro Latorre, a Pedro Dellmans y con muletas a Luis Ortiz Muñoz, que se jubilaría también año y medio más tarde y fallecería poco después.


     Así entramos en la cuarta época de su vida, ya nonagenario y hasta centenario, en la que tampoco podía pararse y se dedicó a escribir la mayoría de sus libros (del 1991 al 2001), sin contar con la multitud de artículos que también nos ha dejado y que ya no cito, si acaso, señalar que fundó la “Revista de Filosofía” del C.S.I.C. y que fue cofundador (y secretario) del Instituto “Luis Vives” de Filosofía.
o   Andrés Piquer
o   Recuerdos de mi niñez
o   Personalidad filosófica de José Gaos
o   Testigo de 90 años de historia
o   Conocimiento, verdad y libertad
o   Historia del instituto Ramiro de Maeztu

  El 31 de Enero del 2000 se celebró un acto muy especial en la sala de Música del Instituto Ramiro de Maeztu con ocasión de la concesión al P. Mindán de la Encomienda de la Orden de Alfonso X el Sabio. Por cierto, era poseedor de algunas distinciones más a lo largo de su vida, entre las que destaco un Premio Nacional, la Cruz de S. Jorge en Teruel y la Medalla de oro al Mérito del Trabajo.

    En cuanto a su carácter, desde luego que a nadie le ha dejado indiferente. Para unos, fue un personaje seco, huraño, distante y hasta vanidoso; quizás fuera algo de todo eso, pero los que le han conocido un poco más de cerca cuentan que no le hace justicia; gran conversador, amante de la buena vida sin ostentaciones, trato cálido con el interlocutor, dejando a éste la iniciativa del modo en el trato y con afabilidad contenida, también son características suyas. No era amigo de crear conflictos, pero siempre entraba al trapo cuando decidía que era preciso hacerlo.
    (Es probable que haya una gran diversidad de opiniones sobre estos aspectos de su carácter, lo que le convierten en un personaje controvertido).

   En cuanto a su estilo de docencia, lo primero que hay que destacar es la claridad expositiva, muy de alabar en una disciplina como es la Filosofía.Es evidente que irradiaba un respeto imponente a sus alumnos, a los que siempre pretendía calificar con absoluto rigor y justicia, a la vez que se preocupaba por la personalidad del propio alumno, aunque esto lo hacía más con sus “elegidos”. Alguien dijo de él algo que me parece muy acertado: “Maestro de vida”.
    Por otra parte, los sentimientos producidos por sus clases van desde el terror a la admiración; se le podría catalogar de “hueso”, pero eso sucede con la mayoría de los profesores que se preocupan realmente de la formación del alumno. Si él se exige a sí mismo, también les exige a ellos. Afable y cercano en las cortas distancias y seco y duro en las largas… En cualquier caso, siempre pretendía sacar petróleo de cualquier alumno y que éste fuera capaz de desarrollar su pensamiento e inquietudes; lo que sucede es que no todos son iguales y yendo con un cero por delante o con exámenes sorpresivos, tanto orales como escritos, no todos reaccionan igual.

    Anécdotas seguramente hay muchas. Ahí van algunas que hacen entrever su carácter y modo de pensar:  

       En cierta ocasión, en el Ramiro,  no se sabía el aula en que se celebraría el examen final. Para informar de ello, Mindán convocó a los alumnos “en la Plaza del caballo”, evidentemente la del Caudillo. Se dio la circunstancia que en aquella Promoción estaba un hijo de un ministro de Franco, quien protestó atropelladamente por este a su parecer desprecio al insigne Jefe del Estado. Don Manuel, sin perder la calma y con una leve sonrisa beatífica, recordó una serie de reglas de la lógica que él mismo había enseñado en su clase, reiterando que la mejor forma de señalar inequívocamente el lugar para una cita era por referencia al elemento de mayor tamaño, que evidentemente era el caballo y no el ilustre jinete…
       En otra ocasión, al explicar la Teoría del Conocimiento, se trataba de aclarar las razones por las que se podría aceptar legítimamente que algo en nuestro conocer es evidente y puede crear un tranquilizador estado espiritual, que es la certeza. Si esto no fuese cierto, la duda epistemológica nos podría llevar a un estado de angustia imponente. Ilustrando este fenómeno cognoscitivo, D. Manuel juntaba las manos alrededor de su propio cuello como si alguien quisiera ahogarle y lo hizo con tal realismo que un alumno no pudo evitar soltar una sonora carcajada. En lugar de expulsarle por falta de respeto, lo que hizo fue soltar otro estallido de risa al verse a sí mismo de esa guisa, con lo que se contagió el resto de la clase. La verdad es que esto no era muy habitual, pero…
       Desconozco su reacción el día que le avisaron que tenía que ir urgentemente a otro lugar y salió de la clase con sotana al viento diciendo “Voy volando…”, origen probable de su bien conocido epíteto relacionado con cierta oscura ave voladora, al tener en cuenta su marcado perfil.
       Para él no había tabúes. En cierta ocasión –en los años 50 - le preguntaron por la licitud moral del método del control de concepción natural de Ogino-Knaus. Casi nadie había oído hablar de ello por entonces, pero sonaba “un poco fuerte”. Respuesta de Mindán: clara exposición del ciclo biológico de la fertilidad humana y de las posibilidades de programar la contraconcepción natural, defendiendo la licitud ética de la utilización del método, legitimado encima por su condición de sacerdote. Se deduce de esta anécdota que realmente fue un adelantado a su tiempo, igual que el día que dijo que para dedicarse a la Filosofía había que tener resuelto el problema económico y también el sexual…
       En 1966 tuvo un accidente de coche (no fue el único) por el que casi se mata, al bajar un puerto de montaña en línea recta y sin usar las ruedas. Afortunadamente salió con bien tras serias dificultades.
       Un médico le pronosticó siendo todavía joven, cuando se peleaba con una enfermedad pulmonar, que su vida sería corta si no tomaba medidas. Debido a esto, se aficionó a paseos por la montaña, manteniendo una buena forma física hasta bastante mayor. Habiendo llegado a centenario, parece claro que el médico no estuvo muy acertado.

   D. Manuel falleció tras cumplir 103 años. Descanse, pues, en paz un profesor extraordinario  a la vez que controvertido, al que seguramente debemos mucho todos los del Ramiro.




KS, Julio 2014

14 comentarios:

  1. José Gaos (1900-1969), destacado discípulo de Ortega y Gasset, ganó las oposiciones a catedrático de Filosofía de Instituto en 1928 y, entre otras ocupaciones, dio clases en el Instituto de León hasta 1930, año en que fue nombrado profesor de la Universidad de Zaragoza. En 1933 pasa a la Universidad de Madrid, de la que llegó a ser rector en 1936. Durante la Guerra Civil, Gaos primero continúa con su actividad docente en Madrid, pero más tarde se traslada, junto con el Gobierno de la República, a Valencia, en cuya Universidad sigue impartiendo su docencia hasta que en 1938 viaja a México y se instala en este país, en donde permanece el resto de su vida. Es profesor de la Universidad Nacional Autónoma, de México, y también da clase en otras universidades americanas. En 1941 Gaos se nacionaliza mejicano y en 1960 alcanzó la jubilación como profesor, aunque siguió dando cursos especiales en distintas universidades del continente americano. Muere en México en 1969.
    Me parece que José Gaos no llegó a ser profesor del instituto de Requena ni antes ni después de la Guerra Civil.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco a Kurt esta aproximación –en buena medida, turística– a la figura de nuestro recordado maestro, D. Manuel Mindán Manero, filósofo y, por ende, buscador de la verdad. Únicamente, añadir una pequeña disquisición filológica. "Bene vixit qui bene latuit" es traducido por Kurt como "bien vivió el que bien supo retirarse" y luego aplica tal divisa a los componentes de la promoción 64, en buena medida, ya retirados, es decir, jubilados. "Lateo" se usa en latín para denotar, ante todo, "ocultarse, esconderse", pero también se puede usar en el sentido de "llevar una vida retirada, tranquila"; de hecho, mi diccionario de latín traduce directamente la expresión "bene vixit qui bene latuit" por "bien vivió el que vivió ignorado". Creo que Mindán quería reivindicar para sí mismo la máxima de la "aurea mediocritas", ser ignorado por el mundo, no destacar ni por honores ni por riquezas, antes bien, sólo aspirar al dominio de tus propias pasiones, ¿es esto aplicable al conjunto de los triunfadores miembros de la promoción 64?
    De los pocos recuerdos que guardo de Mindán, hay uno que tiene que ver con otra de la cosas que nos cuenta Kurt, eso de que –según Mindán– para dedicarse a la filosofía, hay que tener resuelto el problema económico y también el sexual. Lo que yo recuerdo haber oído a Mindán es que, para dedicarte a la filosofía, debes evitar las preocupaciones de la vida cotidiana y que, por eso, lo mejor para un filósofo es no casarse y, de este modo, sólo atender a tus propios intereses intelectuales. Desde luego, la profesión de los votos de pobreza y castidad ayuda mucho a este respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los comentarios, Jose Enrique. La verdad es que inicialmente pretendía escribir un artículo más bien turístico de cómo encontré las "huellas" del P. Mindán -Calanda, Alcañiz, etc., pero al leer el libro-homenaje sobre su centenario, me pareció que la figura del P. Mindán merecía algo más y acercarle a través de las impresiones de otros a todos los "del Ramiro" de forma más sintetizada y llana.
      No me atrevo yo a discutir la correcta traducción del exlibris, pues me la habían dado hecha en el mencionado libro. Puede muy bien ser ésta tuya una interpretación más correcta, pues es cierto que Mindán no era amigo de destacar ni reclamar honores para sí, por lo que he leído de él.
      La anécdota relacionada con lo que hace falta para dedicarse a la Filosofía la cuenta en el mismo libro-homenaje un profesor emérito de la Universidad Complutense, que fué alumno del P. Mindán en los años 40 en las clases de Filosofía de la Universidad de Zaragoza y cuenta de él dicha frase, que se le quedó muy grabada. También figura en el prólogo del libro. Aunque no lo he mencionado, yo creo que ser a la vez sacerdote y filósofo también debe encerrar dificultades, aunque aparentemente él parece que las tenía resueltas.

      Eliminar
  3. Luis Buñuel y Manuel Mindán, dos hijos de Calanda de asimétrica dimensión, Mindán un buen catedrático de Instituto y Buñuel un gran director de cine, mundialmente reconocido.y conocido

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. A parte de las clases habituales de sexto y preu de su asignatura, tuve la suerte de departir bastante con él en esos dos años. Me gustaba la Filosofía y hacia preguntas que ya no se podían hacer en clase, por lo que muchos recreos los pasamos en un aula discutiendo sobre muy diversos temas y filósofos.

    De aquellos días recuerdo a Mindán más como un hombre que como un sacerdote. Para él solo existía La Verdad, única, no verdades sueltas.

    En mi caso particular, me quedaron muy grabadas sus enseñanzar, que recuerdo con frecuencia. Su obra Historia de la Filosofía y de las Ciencias, reeditada por el Ayuntamiento de Calanda, merece la pena ser leida con detalle por su alcance y profundidad.

    Un gran maestro.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. No entiendo el comentario. Perse fue un filosofo. Per accidens sacerdote.

      Eliminar
  7. VERDAD, BONDAD, BELLEZA, LIBERTAD, PATRIA, NACIÓN, DEMOCRACIA....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues deberias confiar en esos valores, creo yo

      Eliminar
    2. Confío pero en minúsculas (relativizados)

      Eliminar
  8. Kurt:Una aclaración y un par de comentarios a tu excelente artículo/semblanza sobre el padre MIndán, a quién traté bastante dentro y fuera del Ramiro:

    La aclaración: Magariños nunca fué rector de la Residencia de Estudiantes, dependiente del CSIC y totalmente ajena al Ramiro (en aquella época su director era Lorenzo Vilas), sino del Internado Hispano-Marroquí, cargo en el sí le sustituyó el padre Mindán, que anteriormente había tenido un puesto directivo en la Residencia Generalísimo Franco cuando su rector era Dn. Pascual Galindo,

    En cuanto a los comentarios, primero, lo que tú llamas "su apertura de ideas" no fué en absoluto lo que "le costó que se le negase la cátedra de universidad", la razón es mucho más simple: no tenía doctorado, por lo que en ningún caso hubiera podido opositar a una cátedra en la universidad, que muy probablemente hubiera ganado, como hizo con la de Instituto.

    El segundo comentario se refiere a un hecho muy poco conocido dentro de su carrera en el Ramiro: a finales de los años 50, el padre Mindán tenía entre sus alumnos a un hijo de una persona muy importante, "de alcurnia", que al parecer era bastante vago, al menos en esa asignatura; en la reunión de fin de curso entre todos los profesores de la clase, el padre Mindán se descuelga con un suspenso: conmoción en parte del claustro y a lo largo de varios días se producen ruegos a nivel personal, a nivel directivo e incluso presiones del Ministerio de Educación pidiendo el aprobado, pero el padre Mindán se mantiene en sus trece y suspende al alumno (al que sus padres, tal y cómo habían amenazado con hacer, sacan del Instituto).
    Para evitar comentarios mal intencionados, os garantizo que el padre del cateado no era "alto cargo" ni tenía relación con el Régimen, era claramente "anti".

    Y ahora, una experiencia personal: A una comida conmemorativa de mi curso, invitamos al padre Mindán, que ya tendría más de 90 años; me acerqué a saludarle, llevaríamos más de 30 años sin vernos, y al ir a presentarme, me interrumpe y me dice: "Pero bueno, Pepito, ¿a estas alturas me vas a recordar quién eres, cuando todavía me acuerdo de los libros de Guillermo que te regalé por tu Santo cuando todavía no ibas al Ramiro...?" (empecé a ir con 9 años...).

    El Padre Mindán, una gran persona y un gran profesor...

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar quiero pedir disculpas por atreverme a escribir en este blog de la inigualable e insuperable Promoción del 64. Lo hago para matizar cierta referencia que, en primer lugar, hace Kurt sobre el Padre Mindán:
    En ningún momento fue Rector de la Residencia de Estudiantes, como tampoco lo fue D. Antonio Magariños.

    Por otro lado, José Antonio Royo, quien también matiza la información de Kurt, señala que D. Lorenzo Vilas era el Director de la Residencia de Estudiantes, lo cual es cierto en lo referente a D. Lorenzo como Director, pero en aquellos años se la conocía úinicamente como Residencia del Consejo (CSIC) y no como Residencia de Estudiantes.
    Además, D. Antonio Magariños abandonó el Internado Hispano-Marroquí cuando éste se convirtió en la Sección B del Instituto y fue nombrado Rector del Internado Generalísimo Franco trasladando su vivienda al mismo. En él residió hasta su muerte, 4 de abril, 1966. En el mes de septiembre del mismo año el Padre Mindán fue designado como nuevo Rector del Generalísimo Franco, cargo que ocupó hasta que desapareció como Internado.

    ROSA MARÍA MURO

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.