INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


12 de noviembre de 2012

Cabo Norte - Mayo de 2014

Hoy, en medio de una paella en que hemos participado 12, se ha revisado la vieja idea de organizar un viaje en la primavera de 2014, cuando celebremos los 50 años de haber dejado el Ramiro. Hasta hoy de lo que más se había hablado era de repetir el viaje a Roma, pero lo cierto es que no parecía entusiasmar a muchos, quizá porque el que más y el que menos ha estado allí un montón de veces. Así salió una idea discutida en unos pocos minutos y que, con el acuerdo general, planteamos aquí, para que la vayamos pensando.

El Cabo Norte es un lugar que todos sabemos donde está y donde, que sepamos, muy pocos de nosotros, si alguno, ha estado allí. Sus atractivos son el sol de medianoche, las ciudades de Noruega que si se viaja con sentido común se visitan a la ida o a la vuelta, los fiordos y la propia Noruega, la cual, para los que hemos estado allí, es uno de los más cautivadores paraísos sobre la tierra.

Noruega tiene una serie de peculiaridades. Una de ellas es que su costa atlántica no se hiela en invierno, porque la Corriente del Golfo sube hasta el mismo Cabo Norte. Eso da lugar a que ni siquiera en condiciones climatológicas extremas los barcos de un servicio marítimo nacional llamado Hurtigruten dejan de enlazar las ciudades costeras entre sí, todas con todas. Por muy malo que se ponga el mar la mayor parte del trecho marítimo entre el Cabo Norte y Oslo está formado por mares interiores cerrados por cadenas de islas, a lo cual se debe que no sólo se puede navegar, sino que los pasajeros sólo se marean si le dan demasiado al frasco.

El Hurtigruten lo cubren veintitantos barcos nada pequeños. Son como cruceros un tanto espartanos (nada de piscinas; buenos camarotes, buenos salones, buenas cenas y buenos bares; nada más); su función es transportar carga no desmesuradamente pesada, correo y pasajeros. Tienen capacidad excedente, sobre todo en verano, de modo que de primeros de junio a mediados de septiembre la ofrecen para llevar o traer turistas, en diferentes configuraciones de servicio (desde mochileros a yayos con pasta, como nosotros). Su forma de operar es simple: el barco zarpa de noche, navega de noche y atraca según amanece en la ciudad que le toque; el pasaje desembarca y hace lo que hacen los turistas; a la noche regresa, se les echa de cenar si vienen hambrientos, se les abre el bar, y tras eso a la litera, mientras el barco zarpa de nuevo.

La ventaja fundamental de esta clase de servicio es que sale muy a cuenta (no es barato, pero sí mucho más que ir por tu cuenta; los hoteles en Noruega van de hipercaros a carísimos, en las carreteras no se puede pasar de 90 y la gasofa está por las nubes). Las secundarias son que se aprovecha el tiempo una barbaridad, de forma que al acabar se puede decir, sin exagerar, que se ha estado en Noruega y se la ha conocido bien de verdad, y que se ven los fiordos como deben verse, desde un barco y no desde un autobús.

Hay diversas clases de servicios, dependiendo de la calidad de hospedaje que se demande y de la duración que se contrate. La opción mejor para los que tienen más tiempo es dos semanas, saliendo de Oslo, llegando al Cabo Norte y volviendo a Oslo, en camarotes dobles o cuádruples (esta fórmula es la preferida de familias con papá, mamá y dos niños). La de menos tiempo es por una semana. Siempre puede haber emergencias, pero se gestionan bien, porque todos los días se toca cerca de un aeropuerto, de modo que si alguien tiene que regresar apresuradamente no pasan más de 24 horas hasta que se pone a volar a casa. 

Los puertos donde se toca son todos los de interés. Que recuerde ahora mismo (escribo de memoria) son Oslo, Christiansand, Flekkefjord, Stavanger, Alesund, Bergen, Trondheim, Narvik, Tromsö y Hammerfest (Cabo Norte), de los cuales se visitan la mitad a la ida y la otra mitad a la vuelta. En algunos de ellos se pasan dos noches, siempre durmiendo a bordo.

En fin, esto es todo. Desde aquí viene que os lo penséis, que hay mucho tiempo aún para saber si nos puede interesar o no. A efectos de comenzar a tantear a quien nos pueda llevar a Oslo (la primera opción es Skandinavian, pero hay varios operadores más) y cuánto nos puede cobrar el Hurtigruten por un grupo tan numeroso como el que podríamos llegar a formar, no hay prisa hasta el próximo abril de 2013. Será una negociación de meses, dificultada porque difícilmente vamos a dar con un café con leche que nos guste a todos, aunque ya os indico que la mejor fecha para nosotros, considerando todos los factores, es la segunda quincena de mayo. Aún es temporada baja, porque las vacaciones de los pobres desgraciados que aún trabajan por cuenta ajena o padecen niños que van al colegio no empiezan hasta junio, pero el sol de medianoche ya funciona (desde San Isidro, día más o menos), el frio ya no es disuasorio y, aunque llueve mucho, en julio-agosto llueve exactamente lo mismo.

Si alguno piensa que puede estar interesado (él y su parienta; es la clase de viaje que las mujeres no nos dejarían hacerlo solos) que cuelgue un comentario. De momento, y como me ha tocado escribir esto, yo me apunto.


Este es un barco Hurtigruten atracado en Bergen, hace cinco veranos.

Si queréis echar un vistazo por vosotros mismos a lo que ofrece Hurtigruten pinchad aquí:

http://www.hurtigruten.com/voyages/norway/?gclid=CM3NicOUz7MCFe_MtAod90UA-Q#voyages

Si queréis haceros una idea de lo que ofrece Noruega sin salir de aquí mismo, pinchad aquí:

http://nuestviaj.blogspot.com.es/p/los-canones-de-lundahaugen-por.html


Alfonso el Viajero

6 comentarios:

  1. En principio me parece genial pero le tiene que parecer lo mismo a mi mujer (para ella el coste puede ser disuasorio)que está en Bilbao por cuestiones familiares. Cuando vuelva, confirmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún es pronto para hablar de costes. Son muchas las variables a despejar: cuántos vamos y cuántos días son las principales, aunque no las únicas. Sólo me atrevo a decir que el precio/pareja para 40 puede ser quizá incluso menos que la mitad para 5.

      Eliminar
  2. Personalmente me entusiasma la idea. Me gustan el frío y los barcos. Las noruegas me gustaban antes y no creo que me haya cambiado el gusto cuando las viera. A mi mujer no le gustan los planes a tan largo plazo, pero a nadie le amarga un dulce y además la otra opción, la de dormir con cualquiera de vosotros, es sin duda peor así que la convenceré. Así qué irresponsablemente me apunto.
    Respecto al precio no he entendido ni papa de la explicación del "del Ramiro", pero es lo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise decir que a más seamos menos nos costará. La cifra óptima (más allá el coste específico, por pareja, no varía), pienso que rondará las 30-40 parejas.

      Eliminar
  3. Apúnteseme, perdón, apúntesenosme.

    Para mi mujer no hay más problema que el posible mareo y parece que ahí no se da.

    Peligro por noruegas: riesgo bajo. No son mi tipo, aunque en determinados momentos pudiera salirme el españolísimo "Santiago y cierra España", del capitán Trueno, que de ahí salió la Sigrid. Aunque para el aún lejano 2014 no sé cómo andaré ya de efervescencias...

    La altarnativa de dormir con uno de vosotros no sería un drama, con tal de que no ronque. Su vida correría serio peligro.

    Conozco -un poco sólo- Noruega (Stavenger, Oslo y Bergen) y un par de fiordos, los más conocidos. Y el trenecito. Y el Púlpito, no pulpito, como entendí la primera vez. Y estuvimos casualmente en un acto en el que estaba el príncipe y la famosísima Metemari o algo así, atractiva ella hasta de lejos.

    En fin, al fin y al cabo es una magnífica propuesta de ir al ídem y la oportunidad de ir con las doñas por una vez al menos.

    Los detalles, con calma y un par de cañas, más adelante. Sugiero elegir una banda de días posibles en Mayo 2014 como traca de fin de celebración del cincuentenario, que se podría hacer un poco antes y ya podríamos obtener confirmaciones finales en ese momento, aunque la lista debiera estar completa bastante antes.

    ResponderEliminar
  4. Aunque todavía queda un poco lejano contad conmigo, es decir, con nosotros.

    Alfredo

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.