INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


25 de enero de 2013

“Voy porrutas” o “Voy poruntas”, por Paco Acosta


Juan Antonio Rosas dice “porrutas”, pero yo con mal oído, no solo para el canto, decía “poruntas” cuando, en aquel entonces, cantábamos esa canción. No recuerdo si cantábamos antes o después de la tabla de gimnasia en el campo de fútbol de tierra. O si el canto de esos chiquillos se promovía durante el desfile, bajando por las escaleras, hasta la plaza donde al pasar junto la “estatua”, se decía el “¡vista a la derecha, arrr!.

Pero yo, cuando en casa repetí alguna vez, el “voy poruntas imperiales”, fui reprendido por mis padres, para indicarme que la canción no era así. Que el verso decía “voy por rutas imperiales…”. ¡Que sabrían ellos!. Lo que cantábamos en el Ramiro, y yo reproducía a mi modo, era “poruntas”, y durante un tiempo continué diciéndolo así. Al menos eso es lo que se mantiene en el anecdotario familiar….

Luego, más de 50 años después, al leer La vida no fue, es … de Juan Antonio, (publicada en el blog principal, en Octubre 2012), volví a recordar “mi confusión”. ¡Que curioso! No era únicamente “mía”. La de Juan Antonio era ciertamente, la de un crío con mejor oído, aunque ambos (y no se cuantos más) hacíamos gala, a voz en grito, de nuestro escaso vocabulario.

Y ahora, intentando avivar los recuerdos, he tenido que acudir a google a recuperar la letra, pues quería ver cuánto tenía de “adoctrinadora”. Para los que tampoco la recordéis, es ésta:

La mirada clara, lejos,
y la frente levantada,
voy por rutas imperiales
caminando hacia Dios.

Quiero levantar mi Patria,
un inmenso afán me empuja,
poesía que promete
exigencia de mi honor.

Estribillo:

Montañas nevadas,
banderas al viento,
el alma tranquila.
Yo sabré vencer.
Al cielo se alza
la firme promesa,
hasta las estrellas
que encienden mi fe.

Pues bien, mi primera sorpresa ha sido que “voy poruntas” y “Montañas nevadas” eran una misma cosa. La segunda es que en estas estrofas, tampoco se dice nada “directo” que excite en demasía el tan cacareado “adoctrinamiento” de la época. ¿Será que ya no sé “leer” entre líneas?. ¿Será “la frente levantada” un mensaje subliminal? O ¿”las rutas imperiales”, algo más que excursiones a Toledo?. Efectivamente allí se dice “levantar la Patria”, pero ¿no es eso lo que se necesita, en nuestra España, en estos momentos?.

No quiero seguir por ahí, pues, al igual que ya intenté expresar en Al Vent (está en nuestras músicas), estas canciones si llegaron a ser  símbolos para los entusiastas (de cada bando), no se debió a lo que realmente expresaban en sus letras.

De lo que sí quiero “escribir” es sobre estas confusiones “en sí mismas”. ¿Qué nombre reciben? o ¿Cómo se denomina a esta figura lingüística?.

Supongo que a la mayoría de vosotros le pasará igual que a mí. Yo, al menos, no tengo ni idea.

Pero esta vez google me ha dado unas pistas. Cuando buscaba el texto, surgió una entrada que me intrigó. Hacía referencia a una voz muy parecida a la de nuestra confusión: “Pomporrutas”. Sentí curiosidad y decidí primero mirar y luego “tirar de ese hilo”.

Pomporrutas viene de una confusión exactamente igual a la nuestra. Solo que esta variante del “por rutas” (difundida por alguno que participó en “cantares” como los que nosotros teníamos), llegó a oídos de Fernando Colomo y este lapsus auditivo le sirvió para realizar, en 1976, un “corto” de 11 minutos al que le puso por nombre “Pomporrutas imperiales”. Su argumento es simple: Dos antiguos compañeros de colegio se encuentran al cabo de los años. De los recuerdos comunes aflora esta canción, cantada con la confusión de “pomporrutas”……. En ese momento se produce la transformación de personalidad en uno de los amigos, que asume “los caracteres autoritarios” que se supone iban ligados a esta canción. (El corto se encuentra en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=m8lRtfKbVVs )

Pues bien, parece ser que esta palabreja ha tenido cierta aceptación entre los lingüistas, y han denominado así a este tipo de confusiones. He aquí la definición que he encontrado:

“Pomporrutas: Son esas palabras o frases o versos de una canción que durante toda nuestra vida o durante mucho tiempo hemos venido cantando convencidos de nuestra capacidad auditiva, y un día, al leer la letra, o al escucharla cantar por alguien que se la sabe de verdad, nos damos cuenta de la barbaridad que nos hemos llevado diciendo tanto tiempo”. (http://elnidodelpajaro.blogspot.com/2008/02/pomporrutas.html)

Y en el libro “Estudios de Lingüística Española. Homenaje a Manuel Seco” (2012), hay un artículo de Juan Manuel Seco de Cacho, que con el título “¿Parafasia canora, mondegreen o pomporruta?. Sobre la denominación de un fenómeno de interferencia paramórfica en inglés y español”.

Según parece Mondegreen es la forma con que en inglés, denominan a este mismo fenómeno (confusión verbal propiciada por coincidencias o semejanzas fonéticas entre palabras o series de ellas), y viene de decir “And Lady Mondegreen”, por lo que debía cantarse originalmente “And laid him on the green” en una estrofa de una canción tradicional escocesa.

En ese artículo, además de “la confusión” objeto de esta “no-palabra”, se recogen otras que bien podríamos haber cometido nosotros, («con frecuencia, sus creadores son niños», «no es que los niños tengan una audición imperfecta; más bien se trataría de un caso de inmadurez lingüística»):

En lugar del conocido: ”…con flores a María, que madre nuestra es”, se tiene esta otra versión: “…con flores amarillas, que madre nuestra es”.

O en este otro caso, esta vez sin música, se cambia el: “Creo en Dios Padre, todopoderoso…”, por esto otro: “Creo en Dios Padre, todo por el oso…”

Y ya de mi cosecha, también se puede considerar “pomporruta”, lo que le decían los emigrantes “ya experimentados en el idioma” a los compatriotas recién llegados a Alemania: “Tú dile al camarero: «joroba Angeles», y ….¡te traen una cerveza!”. 

5 comentarios:

  1. Has estado muy fino, PACO, yo decía con plena intención VOY POR PUTAS IMPERIALES. Y hay muchos otros que no lo confesarán, pero que también lo cantaban.

    ResponderEliminar
  2. En estas canciones que nos enseñaba Moneo, yo en la primera lección entendí y canté "Montañas de Balas", en lugar de Nevadas...

    Había dos marchas para formar después del recreo, que ponían por los altavoces.

    La más usual no logro encontrarla, aunque la música la recuerdo de sobras.

    La otra era bajo la doble águila que teneís aquí.

    http://www.youtube.com/watch?v=eCY7LvrlZkI

    Y los que ponían la música bautizaron la megafonía como Radio San Críspulo

    Manolo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, Paco, así como el descubrimiento de las pomporrutas, que a lo mejor tiene algo que ver con esta canción en particular.

    A mí me sonaba "porrutas" a secas y lo asimilaba a porretas, sin saber porqué. El "A por putas" de Vicente ya vino más tarde, pues al cantarlo a los 11 años éramos todavía demasiado "inocentes".

    Lo que sí recuerdo es que la atmósfera que emanaba de estas canciones era agradable, sonaba a camaradería, a aire puro, a excursiones por la montaña y a amar a la Patria y a la bandera. Como tantas cosas, al final eso se escapa del control, se asimila a las derechas repeinadas y pierde ripio. Una pena, pues habría que saber entresacar lo bello de lo demás. Por poner un ejemplo, los principios de la legión son de este corte, son atractivos y animan al sacrificio, al valor, etc.; lo que pasa es que cuando el señor Millán-Astray declara ya eso de "viva la muerte", ya suena peor.

    Lo mismo que la idea de Patria y unidad; no nos vendrían mal ahora unas cuantas "porrutas imperiales" frente a los afanes de desunión. O bastaría con un poco de racionalidad. Y sobre todo, más aire puro.

    ResponderEliminar
  4. La primera vez que oí hablar de las 'pomporrutas' fue en una novela de Maruja Torres sumamente divertida. Nunca tuve buen oído para las letras (sin duda es por eso que cante tan mal), de modo que cuando en el Ramiro nos hacían entonar esos espantos no creo que atinase con más allá de tres o cuatro palabras. Tampoco recuerdo que ninguno de nosotros se aplicase demasiado. Quizá me confunda, pero me parece que la FEN con nosotros pinchó en hueso. Cuando menos, en lo musical. De hecho, me parece que lo único que gritábamos con entusiasmo, de veras que con el corazón, era eso que comenzaba por 'Le tiraron patrás, le tiraron patrás...' con música de Caballería Ligera. Quizá el Camarada Paco tenía razón y éramos una panda de cabestros. Quién sabe...

    Alfonso el Melómano

    ResponderEliminar
  5. Leyendo tu escrito, Paco, me asaltó la curiosidad y pensaba buscar en Google las palabrejas, pero ya lo has hecho y nos has sacado de dudas. A la vista de los palabros, ME QUEDO CON TODOS; me da lo mismo si son buenos o malos, pero eran y son NUESTROS. Como se dice ahora, Paco, "apúntate una" aunque solo sea por la risa que me has provocado. Rafael Gª-Fojeda.

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.