INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


19 de marzo de 2016

BALON QUITA PELOTA. O PEQUEÑO Y ENTRAÑABLE HOMENAJE A DON ANTONIO MAGARIÑOS


...Por Nicolás Pérez-Serrano Jáuregui

Todos los que tuvimos la fortuna de conocer a Don Antonio, recordamos muchos detalles de él. Uno de ellos es ese que encabeza el título.

Llegadas las 11.30 horas, cuando la campana del Instituto vibraba y nos señalaba el tiempo inefable del “recreo", cientos de alumnos nos precipitábamos escaleras abajo. Literalmente arrollábamos cuanto se interpusiera en nuestro camino. Algunos irrumpían en la cantina de Pedro.

Pero me detengo ahora en los alevines, los más chicos. Provistos de una pelota, más bien pequeña, se afanaban por conseguir un logro la mayoría de las veces inalcanzable: hacerse con una canasta, llegar los primeros y, así, echar un partidillo con los compañeros, disfrutar de media hora del deporte casi oficial del “Insti”, ese que tanto propició Don Antonio (“Ba-lon-ces-to” en la luego peculiar manera de pronunciar sus sílabas Pepu Hernández).


Algo después aparecían unos mayores, santa palabra, objeto de admiración, respeto y ... temor. Pavoneándose, empezaban a tirar a esa canasta, lícitamente ocupada por los pequeños, con un balón. Protestaban éstos. No cejaban en su empeño aquéllos; querían desbancar a sus diminutos rivales, sin pudor, ni compasión, tratando de hacer valer unos dudosos derechos, los de ser mayor. Alegaban, a su modo, otro valor superior: “balón quita pelota".


Era entonces cuando, en su ronda periódica por los campos, llegaba Don Antonio. Con cara adusta, cargada de autoridad, y un simple gesto restablecía las cosas a su ser natural y justo.

Los pequeños podían jugar tranquilos. La justicia del caso concreto.

Eso -y, desde luego, mucho más- era Don Antonio Magariños.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias, Nicolás, por tu fantástico recuerdo en homenaje a D. Antonio, que me ha hecho sentir vergüenza por las veces que pudiera actuar como uno de los mayores que describes. Desde aqui pido disculpas tardías por mi comportamiento de entonces.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer tu pequeño homenaje a D. Antonio. La anécdota ilustra muy bien su carácter, seco, pero cercano cuando había que serlo. Me ha encantado. Rafael Gª-Fojeda

    ResponderEliminar
  3. No tuve ocasión de conocer mucho a D. Antonio, pero su presencia flotaba siempre en el ambiente: "estaba ahí". La frase que cita Kolia más arriba de (transcribo) "y un simple gesto restablecía las cosas a su ser natural y justo" es ya suficiente para definirle. Fué un EDUCADOR innato,así, con mayúsculas. No es tan sencillo como parece "teletransportar" su figura al entorno educacional de hoy, pero pienso que ése saber estar y saber ganarse el respeto, es algo en lo que muchos educadores en la actualidad debieran fijarse y aprender.

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.