INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


20 de abril de 2016

TEXTO LEIDO EN EL HOMENAJE A DON ANTONIO

... Por JOAQUÍN DE LA INFIESTA

Nuestro compañero de la promoción de 1.961, Joaquín de la Infiesta leyó este texto en la Misa del Espíritu Santo del pasado día 4 en homenaje a Don Antonio. Le agradecemos que nos haya hecho partícipes de su escrito y nos permita publicarlo para mayor honra y memoria de don Antonio Magariños, nuestro sembrador, y reconocimiento de sus frutos.


Salió el sembrador a sembrar su semilla. Exiit, qui seminat, seminare semen suum. ἐξῆλθεν ὁ σπείρων τοῦ σπεῖραι τὸν σπόρον αὐτοῦ.


Así, en latín y griego, hacia1931, salió D. Antonio a sembrar su semilla, a los 24 años, en la cátedra de D. Miguel de Unamuno.

Para nosotros el sembrador salió a sembrar su semilla unos años más tarde, exactamente en Octubre de 1939, cuando vino trasladado a Madrid, para hacerse cargo enseguida de la Jefatura de Estudios del nuevo Instituto, nacido sobre las ruinas del Instituto Escuela. Le quedaban poco más de 26 años de vida y todavía tenía miles de semillas por sembrar.

No había que perder ni un minuto. Por eso D. Antonio salía muy temprano todos los días de su vida a sembrar su semilla.

El milagro que hoy recordamos, del que hemos sido testigos y por el que hoy estamos aquí reunidos, es que todas las semillas que D. Antonio fue esparciendo en su relativamente corta vida (59 años) han dado frutos. Las que picotearon las aves del cielo fueron las que volaron con nuestro sueños y esperanzas de juventud, casi todos irrealizables e irrealizados, pero que llenan de recuerdos nuestros años en el Ramiro. Las que cayeron en la tierra seca y árida del campo de fútbol dieron lugar a formaciones patrióticas o persecuciones inauditas de un balón furtivo, que casi nunca era el nuestro: vivencias que siempre recordaremos con una sonrisa de nostalgia. Las que se quedaron en el duro asfalto de las canchas de baloncesto fueron las que nos enardecieron de entusiasmo anotador y también nos enseñaron los primeros insultos. Las que terminaron en la tierra buena de nuestro corazón  fueron las que han sustentado nuestra vida, las que hoy nos han traído aquí. Sin olvidar, desde luego, a su propia numerosa familia, plagada de educadores y profesores, que han dejado su buena semilla en tantas ciudades de España.

Todo esto es lo que fue sembrando D. Antonio, con un pito, un reloj, un megáfono y muchísima vocación docente, además de mucho sentido común, como únicas herramientas. Disciplina, constancia, cumplimiento del deber, sinceridad, trabajo en equipo, respeto al contrario.

Por los frutos los conoceréis. Sus obras son sus testigos: el día a día del cuidado de su familia, de sus más de 1500 alumnos del diurno, el nocturno, el internado, el Estudiantes, y tantas otras.

Probablemente para los miles de alumnos que han pasado por las aulas del Ramiro después de nosotros, y que no conocieron a D. Antonio, Magariños no sea más que el nombre de un polideportivo o del café o el centro médico que se alojan en él. Sin embargo para nosotros debe ser, no ya una leyenda, sino sobre todo una persona que dio su vida por nosotros para enseñarnos a mejor conducir la nuestra.


En este espíritu hoy nos reunimos en esta Iglesia del Espíritu Santo, la del Consejo, la del Ramiro, la de D. Antonio, la nuestra. Y lo hacemos en un acto, que a él le hubiera llegado al alma, y en el que todos, cada uno desde sus creencias y desde su experiencia de vida, vamos a recordar a D. Antonio, en el 50º aniversario de su fallecimiento tal día como hoy, y con él a todos los profesores que nos acompañaron, nos aguantaron nos enseñaron y nos quisieron en ese periodo tan importante de nuestras vidas. Y también, claro, a los compañeros de entonces que ya no están entre nosotros.





1 comentario:

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.