INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


26 de febrero de 2013

Picardías alemanas, por Kurt Schleicher.



Creo que hoy, con eso de que la llave del gobierno italiano está en manos de un cómico, es el momento apropiado para promocionar el humor. Y si tenemos en cuenta que la prima de riesgo ésa vuelve a subir sin que tengamos culpa alguna los españolitos por una vez, mejor será reír para no llorar.

Recordando que hace nada he visto en el blog una excelente soflama de Jose Manuel Sanz para el momento de su jubilación, se me ocurre que podríamos también poner en el blog anécdotas que nos hayan ocurrido en nuestra vida, personal o profesional. Animo a los compis del Ramiro para que desempolven recuerdos que les hagan sonreír y los compartan con los demás; al fin y al cabo, el objetivo primordial de este blog , así como de nuestros encuentros, es pasárnoslo bien.

Ayer salió a colación en petit committe los malentendidos del uso de la palabra “seis” en alemán, que se pronuncia igual que sex; seguramente esto habrá dado lugar a muchas anécdotas.

En cualquier caso, si alguien piensa que los alemanes siguen siendo ésos de la cabeza cuadrada que solamente saben avanzar en orden y marcando paso, ya se lo puede ir quitando de la cabeza. Como decía un artículo que leí hace tiempo: “Los alemanes ya no son lo que eran”, cosa que en mi experiencia es cierta, para lo bueno y para lo no tan bueno. Hombre, en el ámbito profesional se siguen hablando –en público- de usted, aunque sean amigos y los “Herr Doktor” sigan existiendo, pero ya menos.

En cualquier caso, todas las nacionalidades siguen gozando de una cierta “tarjeta de visita”, de forma que los chistes de alemanes, franceses, ingleses y españoles continúan estando en vigor, por mucho que la globalización empequeñezca los estereotipos. En esta línea, afirmar que los alemanes son “pícaros”, parece un poco fuerte. Pues no es así, como vais a ver a continuación.

La primera anécdota a este respective es como sigue:

Año 2004, más  o menos, en plena eclosión del A380, por lo que tenía que asistir con cierta frecuencia a varias reuniones formadas por alemanes, españoles, ingleses y franceses.  Mi colega alemán tenía una atractiva secretaria, con un físico que me recordaba a Lilo Pulver (la que bailaba en la mesa de la película de Billy Wilder  “Un, dos, tres”), aunque en más morenilla y menos alta, simpática a raudales y con la misma mirada chispeante de la nombrada. Ya podéis imaginar que su estilo era más bien “latino” que alemán, pero era alemana, alemana. Su jefe además tenía un detalle poco frecuente con ella, y es que la invitaba a comer con nosotros como uno más, rompiendo otra lanza referida a la mentalidad supuestamente clasista de los alemanes, que aquí no se daba, evidentemente. La muchacha sabía estar y confraternizaba con nosotros, de forma que quitando ciertos “detalles”, parecía una más. La verdad es que me hice amigo de ella con facilidad, dado que teníamos en común el “ramalazo latino” y además podría entrarle con confianza, sin temor de que se tomase a mal algún comentario inocente de segunda intención.

Durante una de esas comidas, nos contó un sucedido (ella lo llamaba así y me creo que sea real) en genérico, aunque yo siempre he sospechado que ella misma podría muy bien haber sido la protagonista en algún momento de su vida profesional del mismo. Ahí va:

Una reunión de trabajo con seis asistentes en el despacho de uno de ellos.

El anfitrión llama a su secretaria que, por cierto, está de mojar pan.

- ¿Podría Vd hacerme seis copias de esta hoja para repartirla? Muchas gracias.

La secretaria nota las miradas de todos puestas en sus destacadas redondeces y se queda azorada, prestando poca atención. Desaparece rápidamente con la hoja en la mano y de repente se da cuenta de que no ha estado atenta a lo que le han pedido. Deja pasar algún tiempo por si recupera la memoria, pero nada. Por fin recuerda que le han pedido copias, pero no recuerda cuántas, le pareció que eran seis, pero no estaba segura, así que decide volver a la reunión, tratando de ser discreta.

Entra en la sala, todos pierden la noción de lo que están hablando mirándola, se acerca a su jefe y en voz bajita (pero audible por los demás) le dice:

- Perdón, ¿seguro que quiere Vd seis (= sechs, pronunciado sex)?

El jefe, igualmente en voz bajita, contesta:

- Siii, pero ya ve que ahora no puedo... luego, a la tarde... ¡gracias!


Como chiste es malo, pero como sucedido.... Lo que sí es cierto que la estuve tomando el pelo con el chistecito durante algún tiempo y un día entra en la sala en que estábamos reunidos con unas cuantas copias para repartir, y suelta en voz bien alta para que la oigamos todos:

- Bueno, aqui están las copias que me han pedido, una para cada uno, excepto para Kurt, que quiere “seis”...

La carcajada se oyó hasta en las antípodas. ..  Primer ejemplo de picardía y agilidad mental de alemanas…

Vamos a por la segunda anécdota en un contexto similar, aunque esta vez en España.

En este caso se trata también de una secretaria, solamente que aquí, siendo alemana de nacionalidad, ya llevaba muchos años en España y había “asimilado” estupendamente la idiosincrasia española y por lo que vais a ver a continuación, creo que supera a muchas de las “indígenas”. Es extremadamente cumplidora, lo que no quita que tenga mucho desparpajo y que sea también encantadora y muy sensible, hasta el punto que no se me olvidará que el día que celebramos mi jubilación se me echó a llorar como una Magdalena en los brazos. Obviamente, somos buenos amigos. Ah, y tiene unos hermosos ojos azules, como he visto pocos… (si alguien de mi antiguo entorno lee esto, seguro que ya sabe a quién me refiero, y ella también, claro)

Bueno, al asunto. En uno de los muchos traslados de despachos, en el piso inferior al mío se hizo efectivo el de un compañero, de forma que el suyo quedaba justo debajo. Y su secretaria era entonces la mencionada de los ojillos azules.

 Por falta de costumbre y porque la verdad es que siempre andaba muy liado, me demoré mucho en darle la bienvenida; en algún momento que me la tropecé en el comedor se me quejó precisamente de eso, de que no bajaba nunca por allí a verla, así que un día decidí hacerlo.

   En plan de guasa, le espeté a modo de disculpa por mi falta de ir a visitarla:

- Si es que estás aquí debajo, y la verdad es que no te siento nada...

 Y ella no perdió ni un segundo para replicarme con magnífica ironía, desparpajo y agilidad mental, componiendo un mohín la mar de inocente:

- Pues lo tuyo es peor, estás encima de mí y yo sí que no te siento nada nada...

Ya os podéis imaginar mi reacción; me tuve que agarrar a la pared para no morirme de risa después de aquello. Para que luego digan de las alemanas…

Algo que sí continua siendo intrínseco a la mentalidad alemana es su fervor por hacer las cosas bien, aunque a veces no les salga del todo. Yo tuve conmigo ocasionalmente a un pequeño grupo de alemanes, que en cierto momento tuvieron sus momentos bajos (me refiero no solamente a ellos, sino al trabajo que desarrollaban en Alemania) y empezaron a tener algo de mala fama, quizás por eso del revanchismo español y porque todo el mundo contaba que los alemanes nunca se equivocaban y que lo hacían todo siempre bien. Viendo la situación, un día tomando café, uno de ellos me soltó con gesto compungido:

-          Créeme, Kurt, a pesar de todo, creo que somos mejores de lo que parecemos…

La verdad es que lo dijo con todo el alma y no se puede decir más con menos palabras.

En fin, que lo de la “picardía alemana” es hasta plausible. Que se lo digan si no a Angela Merkel, aunque desde luego no lo parezca…

5 comentarios:

  1. Ignoro la razón, pero el humor alemán me hace siempre pensar en aquello que decía Woody Allen, que no podía escuchar 'La Cabalgata de las Walkyrias' sin que le asaltaran unos deseos incontenibles de invadir Polonia...

    Alfonso

    ResponderEliminar
  2. Me da la sensación, Kurt, que "tus alemanas y alemanes", tenían más sentido del humor que los míos..... A lo mejor es que gran parte de los que yo conocí, venían directamente de allí, casi siempre a "medrar"...., cuando no a "auditar", o a "controlar", y con estos ¡mejor no andarse con bromas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que "los míos" venían tanto por aquí que se "enviciaron" de las buenas costumbres de estos andurriales castizos... y los de allá - al menos los que no nos conocían- nos tenían una ojeriza que no veas cuando se tenían que poner a nuestras órdenes. Pero todo es entendible; a los españolitos tampoco nos gusta que nos dirija un tío de fuera, aunque sea alemán, con el que siempre nos han unido lazos de simpatía.
      Me da en la nariz que esos tiempos han pasado a la historia y cierta empresa multinacional que yo sé ha puesto la "maquinaria de desbrozar" en marcha y las "épocas de gloria" poco a poco van siendo algo perteneciente al recuerdo. Una pena.

      Eliminar
  3. Kurt:¿Tan mal lo hacías con la 'teutona' de la segunda anécdota que "teniéndola debajo" no sentía nada de nada? ¿Por inexperiencia o porque el trabajo te absorbía al 200%? Fuera de bromas, muy buenos los dos sucedidos que relatas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, del dicho al hecho hay muchísimo trecho... y no ha lugar. Pero no me negarás que la salida fué genial, señal de ser una persona muy inteligente y de gran agudeza, aparte de encantadora...

      Eliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.