INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


25 de junio de 2014

UN FIN DE SEMANA DE 50 AÑOS

…por Moncho Alba

Aquí en Valencia, una de las cosas que me llamó la atención cuando tuvo que venirse toda mi familia a vivir en 1.963, además de la costumbre “religiosa” de almorzar entre las 9 y las 11, fue que el día 20 de marzo, cuando estando aún las cenizas calientes de las fallas quemadas pocas horas antes, ya había falleros que, si te descuidabas, ya te vendían lotería para sacar dinero para la falla del siguiente año.
Pues eso me lo ha recordado el correo que nos mandó Vicente ayer con los enlaces de los últimos artículos del blog. No pasaron 24 horas de nuestra grata reunión y ya estaban intentando dar vida a esa página que, sin duda, ha sido un poco como el mortero que ha cohesionado desde hace dos años nuestra ilusión por reunirnos.
Y al igual que en las fallas, siempre son cuatro o cinco los motores que hacen mover al resto de falleros. Y además, parece que Vicente sabe que es necesario a veces; “dejarlas caer” y por eso en su correo cita los nombre de posibles “falleros” que sin tener ánimo de ir a vender lotería, se encuentra con su talonario entre las manos sin otra opción que venderla. Lo digo porque el anuncio de los autores de los siguientes artículos que irían apareciendo en el blog, fue un invento suyo. Vamos, lo que se suele denominar una “encerrona”, pero que hay que agradecer de corazón que lo haya hecho.
Solo pasando el pequeño apuro de escribir esto, es como puede crecer mi cariño a vosotros y hacia quien me empujó a hacerlo. Y además sabed que, si yo pude escribir también lo puede hacer cualquiera, ya que os reconozco mayor valía, sin envidias, pero así es y si yo lo hago, puede hacerlo todo el mundo. Y me gustaría saber cómo pasasteis ese día, no sólo los que asististeis, sino también los que no pudisteis hacerlo o no saltaseis la barrera de asistir a un acto con 84 “desconocidos”. Pensareis que con que escriban uno o dos, ya no hay nada más que aportar y en eso sí que puedo afirmar que se equivoca el que así piensa. No es lo mismo escribir como un mero “espectador” de un acontecimiento, que como “protagonista” del mismo, que es como debemos intentar escribir, pues solo hubo un acontecimiento, es cierto, pero hubo 84 experiencias diferentes, 84 formas distintas de haberlo vivido y eso es lo que a mi me gustaría conocer.
Bueno, pues os diré lo que fue para mí este último fin de semana, que gracias a mi atrevimiento, creo que lo pasé mejor que casi todos vosotros. Yo hice lo mismo que Vicente con el reciente correo y fue el atreverme con cierto descaro, pero eso sí con mucho cariño, a pedir a Francis (González García), que me acogiese en su casa un par de noches. 


De este modo, los actos del 50 aniversario, comenzaron el viernes con una comida, a la que se sumó Cerdán, una tarde de palique con Eloy Maestre y su esposa, para finalizar la velada de picoteo en un bar mientras Holanda nos metía 5 goles en los mundiales.


Todos podréis pensar que, cuando le abres tu casa a alguien que no ves desde hace casi 50 años, es porque existe “algo más” y es así, existe un extra de cariño aunque haya pasado tanto tiempo sin mantener contacto. El que con Eloy comparta una cuñada, no significa que hayamos tenido trato durante estos años, ya que tan sólo nos vimos una par de veces tomando un café.
A la mañana siguiente la fiesta de veros a todos vosotros, desconocidos a los que quiero y que, como tengo la lista, si tuviese ocasión, lo mismo os tengo que pedir alojamiento en actos futuros (es broma), porque eso sí, yo no voy a ningún acto de compañeros si me falta ese rato de hablar con vosotros y conoceros mejor. Pues tras un rato de espera comenzamos con la misa recordando a quienes estuvieron con nosotros y ya no están aquí, con especial pena de recordar a Alcaide, con el que estuve no creo que más de un año, pero con el que sé que tenía mucha amistad, aunque no recuerdo ni su cara (se ha librado de acogerme en su casa si vuelvo por allí).
Menudo día. No sé cuántas horas de pie. Y como en Madrid, la mitad de las cosas están “ahí cerquita, puedes ir andando” (pero nadie te quita la media hora de andar), las sumas a las del acto y así tienes al volver a tu casa, tres días más recordar el aniversario (y sentirte las piernas) diciendo a tus amigos que fue fenomenal, pero que llegaste baldado.
Intenté hablar con muchos de vosotros y sacar fotos para recordaros, pero supongo que no lo haría ni con la cuarta parte. Es curioso cómo, simplemente con la comida que tuvimos en Valencia hace dos años, poco menos que todos los que allí estuvisteis, habéis pasado de ser “compañero desconocido” a ser “amigo de abrazo”, y no quiero decir nombres porque tendría que poneros a todos y consultar las listas de quienes vinisteis.
En los actos del aniversario, no sólo tuve ocasión de compartir con los más allegados y amigos más íntimos de la infancia (Eloy, Francis, Salcedo), 


sino de recordar a algunos que no pudieron venir (Mialdea, Zori, Portolés entre otros). Reconocí tras estos 50 años a Velayos, Pérez Nieto, Sureda, Marciel (lo mismo alguno más) y yo todo orgulloso porque decían, “pero tú eras más bajito” y la cabeza que algunos me sacaban en aquellos años, ahora ya no hay esa diferencia, y es que crecí después de las milicias.
Me dijeron que era del grupo C, aunque eso no me impidió estar hablando con otros que eran de otros grupos.
Con los más íntimos de entonces hablábamos, como si los 50 años transcurridos, hubiese sido un simple fin de semana cuando realmente, por el tiempo transcurrido sin vernos, somos unos desconocidos. Sin embargo, el cariño hace que todo sea diferente.
Además, el asistir a este aniversario, me sirvió haber para averiguar con quien iba apagando las farolas de la calle Oquendo los sábados al salir del cine del instituto, o quien venía conmigo rompiendo bombillas en no sé qué centro (creo que de investigaciones) en la calle Joaquín Costa, cosas que sabía que hice, pero no recordaba bien quienes fueron los cómplices. Y también me recordaron algo que tenía totalmente olvidado y es que robe dos talonarios de entradas para el cine del Ramiro de la que seguro que dimos buen uso.
Y me gustó que acabase el acto con el Salve Regina, que fue como agradecer a Dios, lo vivido ese día.
Dios quiera que en el futuro la salud y el ánimo, hagan que volvamos a encontrarnos, pues si no a muchos os echaré de menos, Ramos, Cerdán, Aberturas, Fojeda, Abellanas, Kurt, Rincón, Arenas, Quirós, Molinero, Pérez Nieto, Velayos …… , bueno y los que me dejo en el tintero con los que intercambié algunas palabras o recordé porque no vinieron.
Los actos se prolongaron con otro momento con la familia de Eloy (acabarían de mí hasta el gorro, pero como son casi familia, pues no tuvieron más remedio que dejarme descansar en su casa y de verdad me siento querido por ellos) y marchar a la cena, que no por ser más reducida, fue menos grata. Tan sólo la pena de que entre las fotos que mandaré a Ramos para el blog (o intentaré colgar yo en el mío) no le saque fotos a algunos, aunque tenía intención de hacerlo al final, pero las prisas de volver a casa a descansar me traicionaron la memoria.





Mis actos del aniversario continuaron en la mañana del domingo con una café con leche con churros y porras junto a Francis, para finalizar con una caña antes de coger el tren de vuelta.
A muchos podrá parecer que estos actos son un poco artificiales y un tanto “falsos” ya que el desconocimiento de unos y otros es grande. Pero os diré, lo que el día anterior me dijo uno de vosotros hablando de numismática, “las únicas monedas que pueden ser falsas, son las que parecen nuevas, porque es imposible falsificar las huellas que deja el tiempo en una moneda por su uso, las usadas son auténticas”. Y no cabe la menor duda de que el tiempo ha pasado entre nosotros, de que nos ha dejado las suficientes huellas para asegurar que somos auténticos y no existe falsedad en lo que hemos vivido.
Agradezco al amigo que en esta ocasión, y cualquiera anterior o futura, me acogió en su casa, al que me llevó un disco para que lo oyera aunque se le olvidase dármelo, al grupo que preparó con mucho cariño el encuentro que tuvimos, su esfuerzo e ilusión, a quienes hacen de máquinas del tren manteniendo viva la llama de la amistad y los recuerdos, a quienes empujan a los demás para que escribamos lo que sea, a los que saben escribir y nos documentan y enseñan con lo que escriben, a quien se fumó un cigarro conmigo en la escalinata y no sé ni su nombre, al que sin ser de la promoción se apuntó al carro (o así lo entendí), al que me pidió que le sacara una foto, y a todos vosotros compañeros que asistísteis o no, por formar parte de mi vida y de mi infancia.
Y si hay que agradecer a alguien en especial lo que hemos vivido este fin de semana pasado, es a las esposas del grupo promotor, que en tantas ocasiones han dejado al jubilado irse de cena, comida o reunión para hacer posible esto (cuando trabajasen eran normales estas cosas, pero no ahora), por dejarles fabricar esta ilusión para todos, a pesar de que hayan podido sentirse en un segundo plano y hasta discusiones por tanta dedicación. Así que os lo agradezco a vosotras de corazón.
Y como decía antes, al año que viene, se ha de plantar de nuevo la falla y hay que empezar a trabajar (de esto nos podía escribir algo Cerdán) y nos necesitan a todos.


Síntesis del 50 aniversario: lo pasé muy bien, gracias.

3 comentarios:

  1. Moncho: ¿Sabes por qué has podido escribir? Cada letra, palabra, punto o coma, te ha salido del corazón y eso suple con creces, la falta, quizá, de estilo y, sobre todo, la falta de costumbre. HAS CONSEGUIDO HUMEDECERME LOS OJOS. Sí, si, puedes creerme. Nunca, creo, coincidimos en el Instituto y, desde la cena, especialmente, puedes contar no solo con un compañero, sino con un amigo más.
    Quienes lean tu escrito, aunque no hayan asistido, seguro, que se hacen perfecta idea de lo que supusieron esas horas, el 'ninot indultat' de una falla de carne, hueso y ALMA en Madrid ¿Algo más? Decir que lo vivido de forma particular por ti en casa de Francis, con Eloy...y otros, también enriquece, y mucho, toda la jornada pues, si no hubieras tenido esas puertas abiertas, no habrías venido y, después, tampoco nos habrías regalado este jugoso artículo. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa, tú, como alguno más que no os recordaba, ya formais parte de mi y os tego presentes

      Eliminar
  2. Querido Moncho: tus extensas palabras se traslucen maravillosamente en sentimientos: familia, amigos, compañeros, vivencias... fantástico. En el fondo es lo que se pretendia: hacer aflorar en todos nosotros esos sentimientos de hermanamiento y de honda amistad. Releyendo lo que dices, creo que nos faltó tiempo. Un acontecimiento como éste debería haber durado lo menos cuatro veces más, pero es obvio que no puede ser. A mí se me pasó como en una nube y lamento de verdad no haber tenido más ocasión de charlar contigo, cosa que igualmente me pasó con otros muchos, de cuya compañia me hubiese gustado poder disfrutar más, pero con la responsabilidad que me asigné de hacer las fotos por ejemplo, se me fué mucho del poco tiempo disponible para ello. Además, me tuve que ir con cierta prisa, dada la inesperada situación que ya conoces y que me obligaron a marcharme con premura. A la cena que me hacía mucho ilusión asistir tampoco pude estar, en consecuencia, y ahora lamento todavía más no haber podido compartir esos momentos adicionales con vosotros.
    Creo que todos, en mayor o menor medida, nos hemos quedado con hambre de "más"... Ocasiones habrá, espero. Un fuerte abrazo, Kurt

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.