INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


21 de mayo de 2013


Erotismo floral, por Kurt Schleicher

 Como aportación al artículo de José Luis relativo al reportaje pornográfico sobre las flores, ahí va un ejemplo de pornografía total. La flor se llama “garganta profunda”.

  Y es que hay flores muy pícaras…

 La de la foto está además en el climax de la excitación, como puede observarse por la coloración amarillo-anaranjada de las zonas sensibles.
 
A esto se le podría llamar erotismo floral… ¿verdad que sí?

4 comentarios:

  1. No sabéis con quién os la jugáis. Se trata de una orquídea, la flor más "coqueta" de la naturaleza. Mi hija, la bióloga, las estudia, y me cuenta que las orquídeas del género Ophris (hay de éste doscientas cincuenta especies sólo en el ámbito mediterráneo) imitan la apariencia de las hembras de los insectos, no sólo en la forma, sino también en el tacto, e incluso emiten las mismas feromonas, con el fin de atraer a los machos, que se empeñan en copular con la flor, la cual aprovecha para embadurnarlos con su polen y conseguir, de este modo, que se conviertan en portadores de sus gametos y los lleven a otra flor de la misma especie, cuyo ovario quedará fecundado gracias a la colaboración involuntaria del frustrado insecto.
    Todo un "affaire" sexual.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, como dice José-Enrique, esa turbadora apariencia que a mis libidinosos compañeros les parece otra cosa, por sus turbadoras formas, tonalidades y Ay! texturas, en realidad es una elaborada reproducción de UN INSECTO. Amigos, me preocupáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, nada de insecto, aunque bien mirado, lo podría parecer en algún sitio donde semeja que hay ojillos...
      Tiene razón José Enrique, es una orquídea como la copa de un pino.
      Y todo lo demás es una pequeña broma (libidinosilla) para solaz y regocijo de algunos instintos concupiscentes cada vez más dormidos a nuestros añitos. ¡Despertad, malditos, despertad...! ¡Ay...!

      Eliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.