INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


31 de mayo de 2012

Mis Recuerdos del Ramiro, por José Ramón (Moncho) Alba


Los recuerdos de una persona, cuando no son confrontados y recordados con los de otros que vivieron esa misma época, pueden formar parte de las leyendas que uno mismo se forma y eso es lo que me ha podido suceder a mi, que al estar aislado de Madrid y los amigos de la infancia desde 1.963, nunca pude recordar con nadie esa etapa de mi –nuestra-vida.

Por ese motivo, al ponerme en contacto con Vicente Ramos y verl el blog, pude leer las Memorias del Ramiro de Manolo Rincón, viniendo a mi memoria muchas de las cosas que narra.

Lo hice de un tirón y vinieron a mi mente, cantidad de nombres de profesores, compañeros y demás personajes del Ramiro que tenía olvidados.

De esa amplia y sorprendente lista de compañeros, he logrado “poner caras” tan sólo a 9 compañeros (Eloy Maestre, Francis Gonzalez, Ignacio Salcedo, Jesus Zori, Luis Urbano, Adrados, Mialdea, Perez Nieto –el “Pufe”- y Manolo Velayos –el “Lentejas”).

De estos dos motes, recuerdo que el origen de “El Lentejas” tuvo su origen cuando, estando en el comedor, al que se quedaba Manolo Velayos, nada más que se le ocurrió decir un día…”no me gustan las lentejas” y como reacción inmediata, creo que de Gabaldón, fue la de echarle un cazo más a su plato. Manolo, creyendo que no le entendió, volvió a repetir… “es que no me gustan las lentejas” y de nuevo otro cazo que cae sobre su plato, comprendiendo entonces que no era una frase adecuada y oportuna de repetir. Esa tarde Manolo no asistió a las clases, sino que se quedó toda la tarde en el comedor hasta que comió todas o buena parte de sus lentejas.

Lo gracioso de todo esto, y el porqué le apodamos con ese mote, es que en una excursión que hicimos, no se si a Segovia o Aranjuez, íbamos en la última fila del autobús y a la hora de sacar los bocadillos que traíamos de casa, Manolo saca una tartera y una cuchara, la abre y oh!, milagro, allí había una buena ración de lentejas diciendo…”es que ahora me gustan”.

Vinieron a mi memoria nombres de muchos compañeros con los que se tuve relación, aunque no recuerdo como eran (Zornoza, Sureda, Oyarzábal, Dávila, Alcayde, Aguerralde, Vicente Cebrian, Frade Garcia, Iradier, Antonio Petit, Ballesteros, Carsi Sister, Ceballos, De la Rubia, Garcia-Fojeda, Gomez Lobo, Gonzalez Quirós, Guijarro, uno de los Idiazabal, Iturralde, Molinero, Piernavieja, Rebollo, Ripoll, Villen y Velazquez), un total de 26 nombres que hace más de 50 años no tuve ocasión de recordar.

Yo entré en el Ramiro en 1.952, en párvulos con D. Luis Muñoz Cobos, gustándome el colegio por eso de que existían columpios y toboganes, que creo nunca pudimos utilizar. 

Mi etapa del Ramiro finalizó en 6º de bachiller (1.963), cuando a mi padre (trabajaba en Tabacalera) le trasladaron a Valencia, rompiendo todos los lazos que me unían con los compañeros.

De aquellos años recuerdo el que D. Luis me decía… “Alba Moratilla, siéntate que te mueves más que una ardilla”. Le recuerdo muy gratamente y pienso que me apreciaba como, yo a él.

Recuerdo que en esos primeros años, D. Luis, llamó a mi madre para “enderezarme”, ya que, junto con Jose Luis Alcayde, montamos una tómbola durante los recreos, vendiendo por 10 céntimos las papeletas que entre ambos hacíamos, dando de premios cromos, Chapas con su correspondiente “caucho”, canicas, algún tebeo y cosas parecidas. Incluso teníamos “papeletas extras” que valían 1 peseta (tebeo seguro). También logramos vender algún caledoscopio (creo que, por el trabajo que daban, los venderíamos a 5 pesetas) y que hacíamos con tubos de los rollos de papel higiénico y los cristales que cogíamos de la fábrica de cristales que había detrás de la casa de Alcayde y Salcedo, redondeando los cristales en los tornillos de las farolas.

La cuestión es que D. Luis nos pilló y llamó a nuestros padres, aunque no llegó la sangre al río, pues D. Luis, les dijo a nuestros padres, que los demás “tienen que espabilar” y todo quedó en la finalización de nuestra empresa infantil tras una recaudación de más de 50 pesetas.

Recuerdo de los primeros años del instituto, la leche en polvo que nos daban detrás del frontón, la formación y desfile de entrada en el campo de fútbol, siendo capaz D.Antonio Magariños de decir desde la tribuna “Alba Moratilla, póngase bien en la fila”, aunque siendo de los más bajitos de la clase creía era imposible que me viera y los juegos del recreo. Yo era de los de las canicas, el taco, la taba, Rusia nº 1, chapas y “dola” más que del fútbol y baloncesto, pues mi carrera futbolística fue muy fugaz, ya que fui el hazmerreir de todos los compañeros cuando estando sólo ante el portero fallé el gol en un partido que jugamos en la excursión que hicimos a Aranjuez (creo que en 1º de bachiller) y a partir de entonces ni me acercaba a una pelota.

En bachiller, el trato más íntimo siempre lo tuve con Eloy Maestre, Francis González García y con Ignacio Salcedo, quizás por ser los que vivían cerca de mi casa. Yo vivía en la colonia del Pilar, muy cerca del rascacielos rojo de la Avenida de América y en esa zona, la gente joven se repartía entre el colegio del Claret, el Calasancio de la calle Peñalver y el Ramiro. También en mi edificio vivía los hermanos Del Corral que iban al Ramiro, falleciendo el hermano mayor en aquella época creo que atropellado a la salida del Ramiro y triunfando como actor Pedro, que protagonizó la entrañable “Del Rosa al amarillo” de Manuel Summers, aunque ellos eran de cursos inferiores al nuestro.

Y ese mayor trato con el pequeño grupo de compañeros de clase, se debe a los que, al salir del instituto volvíamos andando a casa los que vivíamos por nuestra zona (Salcedo, Mialdea y Alcayde en la esquina de Francisco Silvela con López de Hoyos; Francis, en Juan Bravo y Eloy en Francisco Silvela, detrás del cine Oraá). Y como si fuese un rito, nos dedicábamos casi todos los días a “pelearnos” en el desmonte del canal enfrente de la casa de Salcedo, volviendo a casa hechos unos zorros. Las peleas más reñidas eran entre Francis y yo, saliendo casi siempre escaldado, pues si no era el más bajito de la clase, poco me faltaba, ahora eso si, yo insistía día a día a ver cuando me tocaba a mi poder tirarle al suelo y tan sólo creo que lo logré una vez.

Mi mayor trato fue con Eloy, de cuya casa no salíamos por ser el primero de los amigos que tuvo una tele, juntándonos en su casa más de 15 chavales a ver algún partido. Y recuerdo mucho a sus hermanos (Julio, ya fallecido y Javier, así como a su primo Andrés), todos del Ramiro y sobre todo a su madre Rosa, que nos daba a veces de merendar. Era la época en que la Sra. Rosa les liaba a sus hijos el bocadillo con hojas de la guía telefónica, y que, cuando la devolvía para recoger la nueva, era irreconocible, alegando …”es que con los hijos que tengo….. Con los años, ya desconectado de él, se casó con la hermana de mi cuñada asturiana, así que hemos acabado “siendo casi familia”.

Ese era mi entorno, la zona de la colonia del Pilar hasta Joaquin Costa, siempre con grupos de chicos del Ramiro y los intentos de ligar por la zona, como con Pilar Von Carsten, vecina de Salcedo que estaba muy bien a nuestros ojos. Zona de muchos guateques en las casas y terrazas sin que faltase ese “cup” de frutas al que cada cual aportaba el culo de botella de licor que pillaba por su casa.

Ah! y con Mialdea me cabe el honor de haber batido juntos, el récord de colarnos en el cine López de Hoyos todos los días de una semana para ver “Rebelión en la granja”, película de dibujos, que no entiendo como la censura de entonces pudo permitir dada su ideología de izquierdas.

Son recuerdos muy deslabazados e inconexos y bastante borrosos.

Yo participé en los talleres de Encuadernación, gracias al cual, pasados más de 20 años, me encuaderné más de 30 tomos de tebeos de la época, que aún conservo (Rip Kirby, Ben Bolt, Julieta Jones, Hombre Enmascarado y posteriormente alguno más modernos y también asistí al taller de Automoción, del que no recuerdo nada.

Otra cosa que no olvido, era el cine del Ramiro, con Chupito de acomodador y aquellas películas que nos echaban los sábados (“Es grande ser joven”, tarzanes y de aventuras), así como alguna matinal musical con Los Pekenikes de Juan Pardo y hermanos Sainz, recordando que en una de ellas, creo que nuestro compañero, José Luis Perez Nieto (“el Pufe”), actuó ocasionalmente junto a ellos, pero creo que pronto acabó sus colaboraciones con el grupo. 

Y las salidas de noche de la sesión de cine, apagando todas las farolas de la calle Oquendo.

Por cierto, recuerdo el solar que había entre las calles Oquendo, Lopez de Hoyos y Velázquez, que era donde se almacenaban los cascos de vidrio que recogía el Padre “Botella” donde había verdaderas montañas de cascos de botellas aportados por todo Madrid (construyó en Valencia un grupo de viviendas para gente necesitada con el dinero que obtuvo por esas botellas). Luego, con el paso del tiempo, en los años 80 y 90, coincidí en varios fines de semana con el Padre “Botella”, que se llamaba Joaquín Sancho (fallecido hace varios años) y con el que tuve cierta intimidad.

Me sorprende que en el blog nadie haya comentado un pasaje que recuerdo sobre la excursión que hicimos a Salamanca. Yo no se si es que los que se han lanzado a contar sus batallitas no vinieron a esta excursión o es que este recuerdo mío forma parte de las leyendas que me haya podido crear.

Era una excursión de 2 o 3 días, por lo que dormimos en un hotel cercano a la Plaza Mayor y como es natural, nos instaban para que cada cual se limite a estar en su habitación, evitando así el follón que se pudiera montar si nos juntábamos muchos en una de ellas.

Recuerdo el mostrador de la recepción y como encima de ella, había una preciosa vidriera con el escudo de la ciudad. Dormíamos en el primer piso, llega la noche y la manera de que no te pillaran por los pasillos para juntarte con otros en su habitación, era salir por una especie de balcón que tenía cada habitación y pasarte a la de al lado y así alargar la tertulia con los amigos.

La mala suerte hizo, que un compañero que no recuerdo quien fue, resbalase y cayese encima de esa vidriera y sobre el mostrador de recepción tras atravesarla, desapareciendo ese precioso escudo que el día anterior nos llamaba tanto la atención.

En fin, pocas cosas son las que recuerdo y ahora os las comparto por si alguno puede refrendarlas con sus propios recuerdos, ya que nunca pude compartirlas con ningono.

José Ramón (Moncho) Alba Moratilla

7 comentarios:

  1. Pilar von Carsten era una verdadera diosa, sí...

    Cosecha del 47 y más alta que la inmensa mayoría de nosotros (alguna jirafa del Estudiantes también). Espero que la vida le haya tratado bien.

    Alfonso el Nostálgico

    ResponderEliminar
  2. Yo también redondeaba los cristales de las chapas para las carreras en los tornillos de los faroles del barrio. Y era asiduo cada sábado al cine López de Hoyos. De 4 a 7 sesión doble y al terminar corriendo hasta el Ramiro para llegar a tiempo a la sesión de tarde de los sábados en el colegio.

    ResponderEliminar
  3. Pilar Von Carstenn fué olímpica conmigo en México 68. Gracias a eso continuo viéndola en la Asociación de Deportistas Olímpicos, AEDO, de la cual cual ambos somos miembros de la Junta Directiva.
    Uno de sus hijos salió con mi hija Maite y por poco no somos consuegros.
    Más de un miembro de el equipo olímpico de baloncesto del 68 la pretendió. Doy fe de ello.
    Sigue tan guapa y atractiva como entonces!!!

    ResponderEliminar
  4. Tus hermosos recuerdos, en flash como ahora se dice, y que son como los de la mayoría de nosotros (algunos privilegiados los tienen bien amueblados) traen a la cabeza la organización de las pandillas de barrio y que se formaban con los compañeros que seguían el mismo camino para ir y venir del colegio a casa.
    Cuando hablas de los desmontes del canal por tu barrio me has traido a la memoria la cantidad de "viajes de agua" que había por alli y que posteriormente ejerciendo mi profesión he tenido que pelear con ellos para hacer sótanos de edificios.
    Lo que cuentas de la calle Oquendo lo recuerdo como llamadas a los timbres de las mansiones y salir corriendo.
    También recuerdo el atropello de nuestro compañero en la puerta del instituto.
    ¡Y el Padre Botella!. También famoso personaje de la época (voy a tratar de buscar referencias en la red y las paso.

    ResponderEliminar
  5. Yo recuerdo la excursión a Salamanca, de 2 días (1 noche en hotel). No me acuerdo de la destrucción del escudo. Si que fuimos a ver cine "para mayores", la inocente Pijama para dos de Doris Day.

    Tampoco había tenido noticia de la tómbola. Yo también traté de hacer algún negocio vendiendo cosas diversas, pero no me salieron muy bien.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Moncho: Soy Rafael García-Fojeda. Releyendo el blog, veo que me nombras entre los compañeros que recuerdas; yo tampoco te pongo cara porque creo no estabas en el A y con D. Luis Muñoz-Cobo en la Prepa, solo estuve en ingreso, así que , menos todavía; sí te digo que en la Memoria aparezco en una foto con la cámara colgada al cuello, es de la excursión a Salamanca en 5º. Entré en el Ramiro en Párvulos, pero mi profesora fue la Srta. Carmen. También en la Memoria, aparezco en dos fotos de la escalinata, pero si quieres verme en la actualidad, entra en mi blog personal donde hay una foto mía con 1 año
    y otra de hace unos meses. Han pasado casi 50 años, y 'la pila' deja su marca, pero seguimos "dando guerra" y,sobre todo, hemos vuelto a contactar lo que, al menos para mí, es una satisfacción; creo que lo es para todos. Un fortísimo abrazo. Rafael.

    ResponderEliminar
  7. Que todos sentimos cariño por el Ramiro es un hecho indiscutible (bueno, quizá sea porque sentimos uno aún mayor por nuestra casi olvidada niñez, la que todavía débilmente ha vuelto a aletear en este blog, en algunos mails y en una paellorra memorable), pero tampoco nos pasemos en idealizarlo. Sería o no una institución mejor o peor que otras de su especie y de su tiempo, pero lo cierto fue que nos explicaban la historia (la española y la universal) de un modo tan sesgado que nos empujaban a despreciarla si no aborrecerla, que las sotanas nos pastoreaban de un modo insufrible (menos mal que la Compañía de Jesús y el Opus Dei se llevaban tan a matar como los sihíes y los sunníes, quizá por no estar del todo claro que el Jesucristo de San Ignacio fuera el mismo que el de San Josemaría; gracias a sus benditas y piadosas disputas algunos pudimos salvarnos de su tremebunda fé) y que, sin duda por nuestro bien, nos explicaban desde pequeñitos las grandes ventajas de tener dinero sobre no tenerlo (parábola de Gabaldón y el gran Luis Miguel Guédez Paz; os acordáis, ¿verdad?). En realidad, y a mi humilde juicio, el Ramiro sólo destacaba, si bien que muchísimo, en lo único que para todos vosotros no existía, el Nocturno, el cual, por otra parte, sólo fue el fruto de la obstinación del único santo que conocí entre aquellos muros a menudo siniestros, Don Antonio Magariños, ése que algunos de vosotros sólo recordáis porque os mandaba por sobre y carta sin que os explicárais por qué, por lo cual os daba un miedo de lloricas. El Ramiro estuvo razonablemente bien y debemos agradecerle, ante todo, que nos haya dado la oportunidad de reunirnos medio siglo después, pero no le achaquéis un mérito que no es suyo. El mérito, el que pueda haber, es nuestro. Sólo me queda recomendaros estéis a lo que decía Voltaire: puede que haya un Dios o puede que no, pero si lo hay somos nosotros.

    Alfonso

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.