INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


6 de mayo de 2012

Baloncesto, Matemáticas y Fair Play


Ahora que el Estudiantes está debatiéndose en la incertidumbre de un posible descenso (yo estoy convencido que lo va a solventar por sus propios medios, y si no, con la ayuda de terceros; ese es desde luego mi deseo), me gustaría traer a debate una situación que por repetida en casi todos los partidos, no deja de ser, en mi opinión, completamente lejana del juego limpio que siempre ha caracterizado a este deporte.


Se trata de la forma de penalizar en la actualidad las faltas personales. Imaginemos un partido cualquiera. Un equipo A gana por dos puntos a falta de 20 segundos. ¿Cuáles son las instrucciones que recibe el equipo ganador en ese momento por parte de su entrenador en el consiguiente tiempo muerto?. Hagamos falta al jugador X (normalmente será elegido el de peores estadísticas en tiros libres) nada más sacar de banda y concedamos dos tiros de personal. ¿Matemáticamente qué conseguimos bajo estas premisas?. Pues que el equipo perdedor B no tendrá opción de conseguir, salvo milagro, una opción de un tiro de tres puntos (reducción matemática de un 33% de las opciones del equipo B en posesión del balón). Le restan por tanto un 66% de las posibilidades de sumar puntos que tiene. A continuación se va a la línea de tiros libres y se intenta la consecución de dos puntos. Pero si aplicamos el promedio general de todos los equipos de élite en la línea de tiros libres ( de en torno al 80%), las opciones de conseguir puntos decrecen hasta un 0,66 x 0,8 = 0,528%. Es decir, que el equipo atacante B, que en principio tenía la opción de conseguir tres puntos, ve reducida, mediante esta práctica de cometer una falta “intencionda”, su posibilidad de sumar hasta unos pobres 1,5 puntos (no efectivos, sino en promedio. Habrían de ser bien 1 punto o bien 2). Supongamos que B ha conseguido encestar los dos tiros libres y que van empatados. ¿Qué sucede a continuación?. Tiempo muerto de B y puesta en práctica de la misma estrategia. Y asi unas cuantas veces más. Os suena esto que os describo?


Contra este argumento se puede replicar que al ser ambos equipos los que lo practican, no hay nada que objetar y que ambos se ven beneficiados o perjudicados de igual modo.


Pero ahora pensemos en la misma situación anterior en equipos de formación y no digamos nada en cuanto a equipos de niños pequeños. ¿Les estamos enseñando a través del deporte a practicar el juego limpio o a obtener beneficios de las deficiencias o carencias de los demás?. Las órdenes en este caso serían – haz falta a Fulanito -.  Ni que decir tiene que Fulanito es el niño que apenas llega con su tiro desde la línea de personal al aro, que probablemente no encestará ningún tiro de personal y que las opciones, no digamos ya de tres, pues los niños pequeños no llegan desde la línea de tres, pero si de conseguir algún punto de personal bajan directamente a CERO.


En la actualidad existen dos tipos de faltas personales, la ordinaria y la mal denominada antideportiva. ¿Por qué denominarla asi si no va contra el deporte? Una falta antideportiva sería aquella con la que se debería sancionar a algún jugador que comete una acción contraria a la esencia del deporte y, en mi opinión, debería ser objeto de expulsión inmediata del jugador que la comete. Por tanto, quedaría un vacío en la reglamentación que debería ser rellenado por la falta intencionada, que estuvo en vigor y ahora no existe, y que debería ser sancionada con un tiro libre y posesión de balón para que todas las faltas que se cometen actualmente practicando el “unfair play” tuvieran una sanción superior a la falta normal y de carácter involuntario.


¿Qué se conseguiría de esta forma?. En primer lugar que los últimos momentos de los partidos no duraran largos minutos de peregrinaje entre las dos líneas de personal demostrando cual es el equipo con mejores tiradores de libres (parecen partidos de fútbol que se resuelven por tandas de penaltis), que volvieran a estar en vigor las defensas presionantes sin personales, bien al hombre o zonas press, y que el objetivo final fuera robar el balón mediante esas defensas o que gracias a la defensa el equipo contrario no consiguiera encestar de lejos. Todo lo anterior en cuanto a los equipos de nivel; en cuanto a los equipos de formación no estaríamos enseñando aviesas prácticas opuestas a los valores formativos del deporte.


En abundamiento de mis palabras os remito al partido Oklahoma Thunders-Minnesota Timberwolves  (Rubio acababa de lesionarse y no jugó) del pasado Diciembre, que finalizó 104-100 tras dos prórrogas conseguidas en sendos tiros de 3 por Kevin Durant y Kevin Love. Y si de la NBA hablamos, las prácticas defensivas que en el entorno FIBA se consienten, allí serían generadoras de formidables conflictos. Cualquier jugador que percibe intencionalidad en las faltas que cometen contra él se revuelve con intención de pelear porque no se acepta la intencionalidad en las personales. De hecho, los comentaristas españoles de aquel partido no entendían por que no hacían falta los defensores para evitar aquellos lanzamientos de 3 puntos. 


¿No será que, en beneficio del espectáculo, estemos pervirtiendo una vez más los valores, en este caso deportivos, para enrasar nuevamente por debajo y no permitir que destaquen los mejores? ¿No es verdad que la capacidad anotadora de los equipos españoles ha decrecido por causa del consentimiento feroz de las defensas?. No propugno un juego de patio de colegio femenino, pero si que no se obtenga beneficio por el hecho de endurecer las defensas y por hacer faltas claramente intencionadas. En ningún aspecto del orden social, y el baloncesto en particular, como deporte que es, no debería caer fuera de ese orden social, es aceptable que quien viola la norma, el reglamento, obtenga beneficio de esa violación. Y es el caso de esas numerosas faltas que cometen los defensores al sacar de fondo o al hacer un contraataque con ventaja el equipo contrario, y que en virtud de su falta intencionada, sin posibilidad de ir a robar el balón, se benefician de la interrupción del juego anulando la ventaja del atacante y con la sola penalización de una falta personal ordinaria.


 

11 comentarios:

  1. Pues yo si propugnaría un juego de patio de colegio femenino, sobre si las jugadoras fueran rusas y aparecieran uniformadas de 'beach volley players brasileras...'. Seguiría sin entender una palabra del para mi incomprensible juego -en el Ramiro era incapaz de comprender las sutiles diferencias entre unos 'dobles', unos 'pasos' o un 'cámino'; hoy, medio siglo después, todavía menos), pero al menos se me alegrarían las pajarillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, que otra vez se me ha olvidado firmar: soy Alfonso el Inútil

      Eliminar
    2. Con este tema, has tocado de lleno mi ‘fibra sensible’. Es algo que me crispa y contra lo que, creo nada podemos hacer “los de a pie”. En el deporte -y en la vida- hay unas normas que TODOS debemos respetar; si una falta debe sancionarse con lanzamientos libres, con penalty y con tarjeta amarilla, se hace y punto – caiga quien caiga-; me da igual si el infractor se llama Pau Gasol, Leo Messi o Pepe Pérez, al que casi nadie conoce- o si el afectado por la infracción es un ‘famoso’ o ‘uno del montón’.
      Por la misma razón, si un árbitro o un juez no aplican correctamente la ley, se les debería sancionar de igual manera, máxime cuando, sobre todo en el deporte, los árbitros pretenden erigirse en protagonistas de cualquier encuentro. Esas sanciones se producen alguna vez, pero, desgraciadamente, NO SIEMPRE ES ASÍ.
      No estoy a favor de nadie, sólo de LA JUSTICIA en cualquier ámbito. Pero, ya lo decía Quevedo: “poderoso caballero es Don Dinero” o Jacinto Benavente en el título de su obra más conocida: “Los intereses creados”.
      Además, los avances tecnológicos ¿por qué no se emplean en todos los deportes?
      Creo, sinceramente, que porque lo que vende es la polémica.

      Rafael Gª-Fojeda 6-05-2012

      Eliminar
    3. El problema, además, en este caso es que no es un problema de justicia, el reglamento asi lo acepta. Y quienes lo aplican, los árbitros, no pueden salirse del marco reglamentario. Luego es desde la cúpula desde donde parten las decisiones que empobrecen el deporte.

      Eliminar
  2. No pudo ser lo del Estudiantes RIP

    ResponderEliminar
  3. De RIP, nada ahora empieza la remontada. el año que viene en primera otra vez por 55 años mas
    EL SIGUIENTE ESCRITO LO HE COPIADO CREO QUE DEL MARCA PERO ME GUSTA Y ESPERO QUE A VOSOTROS TAMBIEN.
    DICEN QUE SE HA MUERTO GARIBALDI U GARIBALDI UUU


    Garibaldi, célebre esqueleto de la clase de ciencias del Instituto Ramiro de Maeztu, fue la primera mascota del Estudiantes, un club peculiar hasta para elegir amuleto. Fundado por Antonio Magariños, jefe de estudios del centro, el equipo de patio de colegio dio un estirón interminable que le llevó a codearse con los grandes del baloncesto español.

    Pasó toda su vida luchando contra molinos de viento y derribó no pocos gigantes dentro y fuera de las canchas, pero en los últimos tiempos perdió el norte y suspendió el examen más importante de su vida. En septiembre, salvo repesca, iniciará el nuevo curso en la Adecco Oro.

    Atrás deja un meritorio currículo con tres Copas del Rey (San Sebastián 63, Granada 92 y Vitoria 00), su botín más preciado, y un puñado de hazañas épicas como su clasificación para la final four de 1992, que quedará para la posteridad con el "nos vamos a Estambul, chim pum". También la final de la Korac que perdió ante el Barça en 1999. Himalayas que coronó el club colegial sin oxígeno, desde el campo base de su infinita modestia, propulsado por la calidad y el descaro de una cantera ejemplar que le subió a pulmón a cuatro subcampeonatos de Liga (63, 68, 81 y 04).

    Estudiantes también pasará a la posteridad por haber sido uno de los viveros más prolíficos del baloncesto español, una factoría de jugadores talentosos y emblemáticos. Vicente Ramos, los Martínez Arroyo, Gonzalo Sagi-Vela, Vicente Gil, Fernando Martín, Pinone, Orenga, Russell, Herreros, Azofra, Winslow, los Reyes, Jiménez, Sergio Rodríguez, Suárez... son sólo algunos ejemplos ilustres de una lista interminable.

    De su patio de colegio también salieron tres de los seleccionadores españoles más relevantes: Antonio Díaz Miguel, Aíto García Reneses y Pepu Hernández. Los dos primeros fueron jugadores estudiantiles en sus tiempos mozos. El tercero se curtió como técnico en las categorías inferiores del club al que condujo a 11 playoffs -y a una final ACB- en otras tantas temporadas como primer entrenador. Su discurso fue tan influyente en la época dorada, como pernicioso en esta última y decadente campaña. Para él cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Mecenas históricos
    Estudiantes no hubiese salido nunca del anonimato de la calle Serrano de no ser por los patrocinadores que le apoyaron, como Todagrés, Bosé, Caja Postal, Argentaria, Adecco, MMT o Asefa, el último pero no el menos comprometido, pues renovó aún sabiendo que podían bajar. El luto toca hoy la fibra de todos ellos.

    También la de los delfines de la plaza de la República Argentina, que el domingo nadaban con sus aletas dorsales a media asta. Volverán a saltar erguidos y ofrecerán su fuente a los Dementes cuando su Estu recupere la categoría. Ese día, hasta Garibaldi, más en los huesos que nunca, volverá a liarla parda en la clase de ciencias.

    TININ ITURRALDE (el copiador)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno. No lo había leído. Sabes quien lo firma?? Abrazos castizos para el sembrador ilustre de Gambia.

      Eliminar
  4. Vicente: No entiendo la multiplicación de 0,66 por 0,80. Creo que aquí el "hipo de Tomás", no es aplicable. En el momento que el defensor hace una personal, asistimos a dos hechos independientes. Si no hacen personal tienen un 33% de que les metan un triple y les va a quedar menos de 20 segundos para remontar, si la hacen, tienen un 80% de que les empaten el partido y más segundos para deshacer el empate. Yo de todas maneras, optaría por defender el triple.
    Otra historia es la subjetividad en pitar antideportiva, unas veces se pitan por un simple manotazo y otras tiene que acabar el atacante en el hospital.
    Un abrazo,
    Cerdán

    ResponderEliminar
  5. Como se nota que eres de letras...
    No son dos hechos independientes, en mi opinión, sino enlazados.
    Si no hacen personal tienen un potencial 100% de opciones de recibir un triple, pero que en virtud de los porcentajes medios sólo convertirían en un 40/42% de las ocasiones. Si hacen la personal (que es lo que hacen) reducen las opciones de 3 a 2 puntos a conseguir (66% respecto a los 3 puntos posibles). Si ahora aplicamos el 80% de acierto a los dos potenciales puntos a conseguir, el porcentaje de los 3 puntos iniciales se reduce a ese 0,66 x 0,8 que describo.
    Y como no se si estabas de coña al decirlo, aparte de explicarlo de nuevo para los de letras, que et fotin...
    Abzs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras leeros al fin comprendo mi definitiva y total inutilidad cuando intentaba jugar al baloncesto con vosotros; si además de correr botando la pelota, y de vigilar no hacer pasos, ni dobles, ni nada de esas incomprensibles cosas, cuando llegaba el momento de tirar a canasta era necesario echar todas esas cuentas y multiplicar por todos esos coeficientes, ya se me hace claro el por qué aquello de ningún modo entraba en mis posibilidades intelectuales. Menos mal que por entonces ya me había resignado a no salirme del ajedrez. Era mucho más sencillo, además de muy apropiado a mentes tas lentas y tan toscas como la mía. Hoy, gracias a vuestra paciencia al explicarlo (de todos modos sigo sin entenderlo) ya puedo dormir tranquilo.

      Eliminar
  6. Y el descenso de categoría, desgraciadamente, se consumó. Hace más de 50 años, mi padre me hizo socio del Real Madrid; al poco, el equipo visitó la primera cancha cubierta del Estu, acudí al encuentro y uno de vosotros me dijo que animase a ‘nuestro’ Estudiantes o me callase. Me callé porque sólo empezaba mi andadura “merengue” y, más que nada, porque el club del Ramiro lo llevaba -Y LO LLEVO- muy dentro. Al Estudiantes se le anima, creo, no por ser hincha sino porque se siente muy hondo; por eso, lo ocurrido me duele como no podéis imaginar. Ignoro qué causas han provocado este desenlace, pero estoy convencido de que el equipo y todos sus directivos formarán una piña y lograrán que un año en la LEB sea realmente un año durante el que subsanar errores y retornar dentro de 365 días a luchar con los grandes; el Estudiantes es uno de ellos. Así que, desde estas líneas: Dicen que se ha muerto Garibaldi ¡UH!, Garibaldi ¡UH!, Garibaldi ¡UH!¡UH! ¡UH! ¡¡¡Estudiantes!!! ¡¡¡Estudiantes!!! ¡¡¡Estudiantes!!!

    Rafael Gª-Fojeda, 11-Mayo-2012

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.