INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS

En la pestaña anterior BLOG DE INTERÉS/ACTUALIDAD encontrarás otros artículos interesantes no relacionados con el RAMIRO.
En la pestaña de arriba INDICE ANALÍTICO DE ARTÍCULOS encontrarás los más de 425 posts publicados anteriormente, con indicación de temas, fechas y autores.
También encontrarás en la barra lateral derecha un ÍNDICE DE ARTÍCULOS PUBLICADOS indexados por fechas.


25 de junio de 2012

¿Otro rescate con dinero público?, por José Luis Cerdán


Los "medios" (profesores, empresarios, periodistas...), casi me habían hecho creer que la iniciativa privada asignaba mejor que la pública, los recursos económicos. Parece que sólo es cierto para ciertas empresas de menudeo.

Con las famosas radiales, esto no ha sido así. Por:

- Los estudios previos de viabilidad o eran inexistentes o eran falsos.
- Equivocación intencionada o no, del número de usuarios.
- Errónea relación entre duración del recorrido / peaje.
- Abstracción de la existencia de una vía paralela gratuita

Mi opinión es que se abordaron estas infraestructuras teniendo la seguridad de que dijeran lo que dijeran los análisis de viabilidad, el papá Estado acudiría finalmente al rescate. Es la de siempre "beneficio privado / pérdidas públicas (contribuyente)".

Aparte del rescate, una solución puede ser que en los hasta ahora trayectos gratuitos se implante un peaje superior al trayecto de las radiales.

JLCerdán

7 comentarios:

  1. Pese a toda evidencia, muchos de quienes tienen el privilegio de escribir en diarios, hablar a los micrófonos y aparecer en los debates televisivos, diluyen la responsabilidad política de esta crisis instaurando el bulo de que todos [los españoles] somos responsables. Una falacia que urge desactivar por simple cuestión de higiene. Pues al margen de que el ciudadano común está pagando un alto precio mientras que nuestros gobernantes siguen más frescos que una lechuga, socializar la responsabilidad de este desastre obedece a las consignas de una clase política que, alarmada por la pésima opinión que de ella tienen los ciudadanos, pretende inocular el complejo de culpa en la opinión pública española para escurrir el bulto y ahorrarse males mayores.

    ResponderEliminar
  2. Pues lo malo es que tienen razón: la responsabilidad es nuestra. Piensa, por ejemplo, en el Pais Valençiá, donde viven tantos de los nuestros. Quince años de inversiones faraónicas en tremendas estupideces: Ciaudad de las Artes y las Ciencias, Terra Mítica, Copa del América, Gran Premio de Europa y Aeropuerto de Castellón, por citar sólo las más flagrantes. Todas ellas financiadas con el presupuesto de la Comunidad (el dinero del contribuyente), directamente o a través de las cajas de ahorro que controlaba. Hoy los valencianos soportan una deuda comunitaria del tamaño de la de Grecia (no será mucho menos), sus cajas de ahorro están quebradas o 'rescatadas', los ahorros de los que fueron engañados con participaciones preferentes están más perdidos que si se hubieran quemado en una falla, y a pesar de todo eso nadie se ha movilizado para echar al mar al partido político responsable de todas esas monstruosidades (y eso sin contar lo del Gürtel, el Bigotes, el Canal 9 y la visita del Papa); ni siquiera nadie se atreve a explicar a Doña Rita que un bolso de Luis Vuitton no es un obsequio de cortesía convencional, sino un poner el cazo de tomo y lomo. El PP consiguió mayoría absoluta en las dos últimas convocatorias (Nacional y Regional), y si Frau Merkel no lo remedia repetirá en las próximas. Moraleja: la culpa es de los valencianos y les está bien empleado que les recorten absolutamente todo, empezando por su sanidad y su educación (al Gran Premio de Fórmula 1 no, por supuesto; hasta ahí podríamos llegar). A ver si así aprenden para la próxima.

    ResponderEliminar
  3. Con las radiales seguro que se proyectaron con la idéa que expones José Luis amen de otras consideraciones como expropiaciones, recalificación de terrenos y revalorización de los mismos etc.
    Y el beneficio de las empresas constructoras, en muchos casos concesionarias que se han llevado los beneficios por adelantado y ahora declaran perdidas.
    Ahora, sin dinero para el mantenimiento de las "nacionales" libres y cada vez en peores condiciones, nos salta la guapa de Tráfico con que ella circularía siempre por las de pago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La guapa de Tráfico debe ser tonta de capirote. Resolver de un plumazo, y sin gastar un euro, el problema de las autopistas de peaje, está chupáo: basta con suprimir en ellas el límite de velocidad. Lo malo es que, además de muy falta de imaginación, debe andar fatal de lo que hay que tener.

      Parece mentira que, habiendo vivido un tiempo en los USA, no tenga presente lo que allí se hace en las turnpikes de unos cuantos estados (los mejor gobernados).

      Alfonso el Práctico.

      Eliminar
  4. CUIDADO CON NO LIMITAR LA VELOCIDAD. José Luis Cerdán

    Viene a tenor de la propuesta de no limitar la velocidad en las autopistas de peaje, como solución a los problemas financieros que padecen casi todas las concesionarias , debido a su escasez de usuarios.
    Generalmente las infraestructuras con desdoblamiento de carril en un sentido son las autovías y las autopistas, éstas suelen ser de peaje. Se diferencian porque el trazado de las autopistas se calculan para una velocidad específica mínima (120 Km/hora, generalmente), su trazado horizontal (curvas) garantiza un transcurrir seguro por él, a esa velocidad específica. Además, los carriles de incorporación y viceversa tienen una longitud mínima para acelerar y desacelerar, los arcenes y la mediana también tienen determinada su anchura.
    Las autovías no tienen estos condicionantes.
    Ni que decir tiene que la construcción de autopistas consume más recursos económicas que la de autovías y si aumentamos la velocidad específicas en aquellas, el empleo de recursos aumenta de una forma exponencial.
    A mi modo de ver para los usuarios de vehículos de locomoción son importantes dos cosas: la rapidez y la seguridad del trayecto. Para lograrlas o compaginarlas, estará dispuesto a pagar o no, un precio (peaje) adicional a sus impuestos.
    En la rapidez influye la limitación legal de la velocidad, la posibilidad de tráfico lento por congestión de la vía y el diseño de su trazado.
    Podemos establecer que en número, un 86% del tráfico lo constituyen turismos y un 14% vehículos pesados (camiones y autobuses). Si tenemos en cuenta la superficie que ocupan estos últimos, su participación en la congestión sería un percentil inverso.
    El porcentaje de transporte de mercancías por vía terrestre, según datos de 2009 era de un 4% por ferrocarril y un 96% por carretera. Una tonelada transportada por ferrocarril necesita muchísima menor energía que por carretera.
    Conclusiones:
    1. Desde la sostenibilidad, se debe propiciar el transporte de mercancías por ferrocarril y de personas por ferrocarril o autobús.
    2. Cuidado, que las autopistas de peaje en caso de libertad de velocidad, no están diseñadas para ir a 200 Km/hora en todo su trazado.
    3. Con velocidad libre, sería un milagro que las radiales pasaran del 35% de ocupación al 100% previsto.
    En el blog personal adjunto como se pasa del trazado recto al curvo a través de las clotoides, en el que influye la velocidad específica de cálculo.
    Cerdán

    ResponderEliminar
  5. Lo que dices es muy razonable, pero la R4 y su extensión hasta La Almarcha nacieron para descongestionar la congestionadísima A3. Son excelentes autopìstas de última generación, muy bien diseñadas y donde rara vez se agazapa un radar móvil, ya que al no ir casi nadie por allí a Tráfico no le salen las cuentas. Gracias a eso es frecuente ver pasar coches entre 'a toda leche' y 'a carajo sacáo' (expresiones indicadoras de altísimas velocidades). Cuando voy por allí (rara vez en días de congestión) no puedo evitar una cierta sensación de hacer el primo, pues hago 40 km más que por la A3 y tardo casi 10' más (bueno, en realidad sucede que ahí suelo pecar un poquito contra el 11º mandamiento, el de 'no pasarás de 120', aunque sin exagerar). Si se suprimiera la limitación, de forma que cada vez que adelantamos un coche dejáramos de reducir de 180 (hasta ahí no es delito) a 120, no sea que le asome el mugroncillo negro por la proa, y así pudiéramos reducir significativamente el tiempo del viaje, nos compensaría el desmedido precio a pagar (lo debieron calcular para una economía boyante, no esta destruida que disfrutamos), de modo que si en el tramo M-50 - La Almarcha, un día laborable normal, es difícil dar con más de 10 coches, bien podríamos encontrarnos con cien. Puedo asegurarte que lo que pienso yo lo pensamos muchos, de modo que nos asombra que el gobierno no resuelva el problema de esta forma tan sencilla. Quizá sea por el miedo que le dan las protestas contra la 'lesa egalité' que surgirían al momento (el 15M y todo eso), aunque ya verás como no les dará ninguno el día que nos bajen las pensiones. En cuanto a la preocupación por los accidentes, no va por ahí. Los que van a más de 200 por las autopistas no son los que se matan. Son los que, cocidos de lo que sea, se la pegan al amanecer de una noche loca muy cerquita de su pueblo, y además no se la dan a 200; con frecuencia, ni a 60.

    Alfonso el Apesadumbrado

    ResponderEliminar

Escribe en el recuadro tu comentario.
NO TE OLVIDES DE FIRMAR.
¡ LOS MENSAJES ANÓNIMOS SERÁN BORRADOS !.